Contenidos

Versão em português


También de interés


Redes sociales




Síntomas de cáncer de hígado

Señales iniciales de tumor hepático, información sobre los primeros signos que tiene el carcinoma hepático y la neoplasia en adultos y niños.

Cuando los pacientes o los médicos hablan de cáncer de hígado, a menudo se hace referencia al cáncer que se ha propagado hacia el hígado, después de haberse originado en otros órganos (tales como el colon, el estómago, el páncreas, la mama, o el pulmón). Este tipo de cáncer de hígado se llama enfermedad de hígado metastático o cáncer hepático secundario. Este es un problema mucho más común en todo el mundo que el cáncer primario de hígado y con frecuencia conduce a la confusión debido a que el término "cáncer de hígado" se puede referir al cáncer de hígado metastásico o al cáncer hepatocelular.

Durante las etapas iniciales, el cáncer de hígado puede no presentar síntomas o ser difíciles de detectar.

Los primeros síntomas de cáncer de hígado pueden ser:

- Dolor o hinchazón abdominal. El hígado es un órgano situado dentro de la parte superior derecha del abdomen. Las células cancerosas pueden irritar e inflamar el hígado, lo que puede causar su hinchazón. Como resultado, los pacientes con cáncer de hígado pueden experimentar dolor abdominal leve o hinchazón en el abdomen. Estas señales de advertencia y síntomas tempranos de cáncer de hígado pueden llegar a ser cada vez peores a medida que avanza la enfermedad. Los pacientes que experimentan dolor abdominal constante deben buscar atención médica, ya que este síntoma puede ser un signo de problemas de salud alternativos.

- Malestar estomacal. Los pacientes afectados puede tener náuseas y vómitos abundantes. Estos síntomas pueden contribuir a una disminución del apetito en algunos pacientes, lo que puede conducir a la pérdida de peso involuntaria.

- Síntomas similares a la gripe. Los pacientes afectados pueden desarrollar fiebre, debilidad muscular, fatiga excesiva o disminución del apetito. La fiebre también puede contribuir a tener dolor de cabeza, escalofríos o sudoración.

En etapas más avanzadas del cáncer de hígado pueden aparecer los siguientes síntomas:

Síntomas de cáncer de hígado
- Ictericia. Coloración amarillenta de las membranas mucosas, la parte blanca de los ojos, las mucosas de la boca, y la piel. El hígado y la vesícula biliar producen bilis, que ayuda en la digestión y descomposición de los nutrientes en los alimentos. La ictericia indica obstrucciones del hígado que se producen cuando el cáncer hepático está en una fase más avanzada. Los conductos biliares se obstruyen con las células cancerosas y la bilis se filtra en la sangre y pasa a los tejidos, dándole a la piel un color amarillento.

- Disminución de la capacidad pulmonar. Cuando se produce metástasis, las células cancerígenas pueden entrar en la sangre o los vasos linfáticos y viajar a través del cuerpo. Es común que las células cancerígenas colonicen el interior del tejido pulmonar y formen tumores secundarios. Este crecimiento del cáncer altera la estructura normal del pulmón, disminuyendo la capacidad pulmonar. Como resultado, se puede sufrir de falta de aliento o dificultad para respirar, además del mareo asociado con una disminución en la transferencia de oxígeno en los pulmones. En casos extremos, se puede aplicar cirugía o radiación para eliminar los tumores en los pulmones y aumentar la capacidad pulmonar.

- Dolor de huesos. La extensión del cáncer hepático a los huesos produce dolor, que puede ser agudo y punzante en respuesta a movimientos específicos, o presentarse como un dolor irradiado a partir de una o más articulaciones. En estos casos, también puede aplicarse cirugía para eliminar los tumores localizados y aliviar el dolor.

- Confusión y procesos de pensamiento alterados debido a la acumulación de toxinas que el hígado sano no puede filtrar.

Otros síntomas de cáncer de hígado avanzado que pueden aparecer son:
- Derrame de líquido procedente del hígado, que se acumula en el abdomen.
- Facilidad para hacerse moretones debido a anormalidades de la coagulación sanguínea. El hígado ayuda en el metabolismo de la vitamina K, que es necesaria para la coagulación de la sangre.
- Sangrado. Debido a la destrucción de tejido sano por el cáncer.
- Pérdida de apetito.
- Pérdida de peso involuntaria.
- Debilidad.
- Dolor abdominal, especialmente en la parte inferior derecha.

TUMORES MALIGNOS DEL HÍGADO


Los adenocarcinomas son el tipo más común de tumores malignos en el hígado. Hay 2 tipos principales de adenocarcinomas: carcinoma hepatocelular y colangiocarcinoma.

Carcinoma hepatocelular

El carcinoma hepatocelular es el tipo más común de cáncer de hígado. Se inicia en las células que componen el cuerpo del hígado (hepatocitos). Puede describirse como:

- Nodular. Los tumores nodulares aparecen como múltiples tumores pequeños y distintos que se encuentran dispersos por todo el hígado. Este tipo de tumores se encuentra con más frecuencia en personas que tienen cirrosis hepática (cicatrización causada por enfermedad hepática).

- Masivo. Un tumor masivo aparece como un único gran tumor que crece e invade la mayoría de los lóbulos del hígado (o todos).

- Difuso (raro). Los tumores difusos son pequeños tumores que se encuentran por todo el hígado. Estos tumores son muy pequeños y no están bien definidos, por lo que es difícil distinguirlos de los tejidos del hígado sano.

Hay diferentes tipos de carcinoma hepatocelular, pero la mayoría de los tipos reciben el mismo tratamiento o tienen el mismo pronóstico: trabecular, pseudoglandular (acinar), compacto y escirroso.

Carcinoma fibrolamelar

El carcinoma fibrolamelar es un tipo (o variante) del carcinoma hepatocelular. Se encuentra más comúnmente en personas jóvenes, y afecta a mujeres jóvenes (menores de 40) con más frecuencia que otros tipos de cáncer de hígado.

Los tumores del carcinoma fibrolamelar son grandes y muy diferentes de los tejidos del hígado. No invaden o crecen profundamente en los tejidos circundantes. Estos tumores no elevan el nivel del marcador tumoral alfa-fetoproteína (AFP) en la sangre.

El pronóstico es más favorable para las personas diagnosticadas con la variante fibrolamelar, en comparación con otros tipos de cáncer hepatocelular. Estos tumores son de crecimiento lento y con frecuencia se pueden eliminar por completo con cirugía (resección).

Colangiocarcinoma

El colangiocarcinoma comienza en el revestimiento de los conductos biliares. Es el segundo tipo más común de cáncer primario de hígado.

Los colangiocarcinomas se agrupan y se tratan según dónde se desarrollan:
- Colangiocarcinoma intrahepático: comienza en los conductos biliares del hígado.
- Colangiocarcinoma extrahepático: comienza en los conductos biliares fuera del hígado.

El colangiocarcinoma está, por lo general, en una etapa avanzada cuando se diagnostica.
A menudo aparece como un tipo de tumor masivo. Algunos colangiocarcinomas liberan mucina (una sustancia proteíca que se encuentra en el moco), pero no producen bilis.

Tumores hepáticos malignos raros

Hay varios tipos diferentes de tumores malignos de hígado raros:
- Angiosarcoma. Cáncer que comienza en los vasos sanguíneos del hígado. Las personas expuestas al cloruro de vinilo tienen un mayor riesgo de desarrollarlo.
- Adenocarcinomas mixtos: colangiocarcinoma hepatocelular (carcinoma hepatocelular dominante) y carcinoma hepatocelular colangiocarcinoma.
- Tumores hepáticos indiferenciados.
- Hepatoblastoma. Estos tumores se encuentran generalmente en niños pequeños y son poco frecuentes en los adultos.
- Otros tumores muy raros: hemangioendotelioma epitelioide, leiomiosarcoma, fibrosarcoma.

La cirugía es el tratamiento más común para estos tumores. La quimioterapia puede ofrecerse para tratar tumores que no se pueden extirpar mediante cirugía o para reducir tumores antes de la cirugía.