Contenidos

Versão em português


También de interés


Redes sociales




Síntomas de cáncer de próstata

Información sobre los signos iniciales típicos del tumor prostático, primeras señales comunes de carcinoma avanzado y neoplasia prostática terminal.

El cáncer de próstata a menudo es de crecimiento lento y puede no dar síntomas durante muchos años. Los hombres con cáncer de próstata temprano probablemente no tendrán ningún síntoma, ya que sólo se producen cuando el cáncer es lo suficientemente grande como para ejercer presión sobre la uretra (el tubo que drena la orina desde la vejiga). En los hombres mayores de 50 años, la glándula prostática se agranda a menudo debido a un trastorno no canceroso llamado hiperplasia o hipertrofia prostática benigna.

Los síntomas tanto del crecimiento benigno de la glándula prostática como de los tumores malignos (cáncer) son similares y pueden incluir cualquiera de los siguientes: micción frecuente, nicturia (orinar con más frecuencia por la noche), dificultad para iniciar y mantener un flujo constante de orina, hematuria (sangre en la orina) y disuria (dolor al orinar). Alrededor de un tercio de los pacientes diagnosticados con cáncer de próstata tienen uno o más de estos síntomas, mientras que dos tercios no tienen síntomas.

El cáncer de próstata se asocia con disfunción urinaria cuando la glándula prostática rodea y presiona la uretra. Los cambios dentro de la glándula afectan directamente a la función urinaria. Debido a que los conductos deferentes depositan el líquido seminal en la uretra y las secreciones de la propia glándula prostática se incluyen en el contenido del semen, el cáncer de próstata también puede causar problemas con la función y el rendimiento sexual, provocando dificultad para lograr la erección o una eyaculación dolorosa.

El cáncer de próstata avanzado puede diseminarse a otras partes del cuerpo y causar síntomas adicionales. El síntoma más común es dolor en los huesos, a menudo en las vértebras (huesos de la columna), pelvis, o costillas. La diseminación del cáncer en otros huesos tales como el fémur se da por lo general en la parte proximal del hueso. El cáncer de próstata en la columna vertebral también puede comprimir la médula espinal, causando debilidad en las piernas, e incontinencia urinaria y fecal.

DETECCIÓN DEL CÁNCER DE PRÓSTATA EN ANÁLISIS


Cáncer de útero
El cáncer de próstata se puede detectar en un análisis de sangre que incluya el estudio del antígeno prostático específico (PSA), cuyo valor predictivo y uso ha sido recientemente cuestionado. El PSA es una proteína secretada normalmente por las células de la próstata, pero las células cancerígenas segregan diez veces más que una célula normal. Los niveles sanguíneos de PSA, sin embargo, pueden aumentar por otros muchos factores (volumen de la próstata, infección y/o inflamación, estrés mecánico), o disminuir por ciertos tratamientos de tumores benignos (finasteride). Los umbrales son difíciles de establecer, pero en niveles de entre 4 y 10 ng/ml ya se consideran significativos. Algunos autores han propuesto calcular la tasa de peso real de la próstata, o apreciar la proporción PSA libre/PSA total, o la cinética de la tasa de crecimiento de más de 2 años. Aunque es un marcador incierto para la detección, el PSA es un indicador clave para el seguimiento y tratamiento de los cánceres reportados.

La detección del cáncer de próstata también puede producirse durante un examen rectal, realizado a título sistemático o debido a síntomas relacionados con otra enfermedad (especialmente la hipertrofia benigna de la próstata).

También puede ser detectado por casualidad, en las piezas de próstata obtenidas durante el tratamiento quirúrgico de la hiperplasia benigna de próstata.

Cuando es sintomático, el cáncer de próstata suele estar ya en una etapa avanzada y puede causar: retención urinaria aguda, hematuria, impotencia sexual, estado general deteriorado, dolor, y/o mal funcionamiento de otros órganos debido a la presencia de metástasis.

SÍNTOMAS DEL CÁNCER DE PRÓSTATA AVANZADO


Los síntomas de cáncer de próstata avanzado incluyen los síntomas mencionados anteriormente.

Los síntomas debidos a cáncer secundario dependerán de qué parte del cuerpo se vea afectada, aunque hay algunos síntomas generales que tienen algunos hombres. Estos incluyen estar más cansado que de costumbre, malestar general, y tener menos apetito de lo normal.

Cáncer secundario en los huesos


El primer signo de un cáncer secundario en los huesos es generalmente un dolor persistente en el hueso afectado. Esto puede llegar a ser doloroso, por lo que es difícil dormir por la noche, o moverse sin tomar analgésicos. El dolor generalmente está presente de día y de noche, mientras que el dolor de artritis, por ejemplo, a menudo es peor por la mañana temprano y no dura todo el tiempo.

Un cáncer secundario en el hueso puede hacer que gradualmente se haga más débil. El dolor y la debilidad puede hacer que el hueso se rompa con mayor facilidad.

Si los huesos de la columna vertebral están afectados a veces esto puede conducir a debilidad y sensación de hormigueo o entumecimiento en las piernas, debido a la presión que causa el cáncer en la médula espinal. Esto se conoce como compresión maligna de la médula espinal. Es importante informar al médico de inmediato si tiene este síntoma.

Cuando los huesos se ven afectados por las células cancerosas, puede liberarse en la sangre calcio adicional (hipercalcemia). Puede causar síntomas tales como cansancio, náuseas, estreñimiento, sed, falta de apetito y confusión.

Cáncer secundario en la médula ósea


A veces, el cáncer de próstata puede diseminarse a la médula ósea. La médula ósea es el tejido esponjoso que rellena los huesos y produce células sanguíneas.

Si la médula ósea no puede producir suficientes células sanguíneas, puede padecerse anemia. También puede ser más propenso a contraer infecciones o presentar hematomas o sangrado.

Otros síntomas


De vez en cuando el cáncer de próstata puede afectar otras partes del cuerpo tales como los pulmones, los ganglios linfáticos, el cerebro, o el hígado.

QUÉ ES EL CÁNCER DE PRÓSTATA


El cáncer de próstata es un tumor maligno (expandible) que se origina en las células de la próstata. En general se desarrolla con lentitud y a menudo se puede eliminar por completo con éxito.

Las células en la próstata pueden sufrir cambios y conducir a trastornos no cancerosos o benignos, como la prostatitis y la hiperplasia prostática benigna. Estos cambios también pueden causar trastornos precancerosos como la neoplasia intraepitelial prostática, la atrofia proliferativa inflamatoria y la proliferación acinar pequeña atípica.

En algunos casos, los cambios en las células de la próstata pueden causar cáncer de próstata. Muy a menudo, el cáncer de próstata comienza en las células glandulares de la próstata. Estas células producen una parte del fluido seminal. Este tipo de cáncer se llama adenocarcinoma de la próstata.

También se pueden desarrollar tipos raros de cáncer de próstata como el carcinoma de células transicionales y el sarcoma.

HIPERPLASIA PROSTÁTICA BENIGNA


La hiperplasia prostática benigna (o hipertrofia prostática benigna) es el agrandamiento de la glándula de la próstata debido a un mayor número de células (hiperplasia). La mayor parte del crecimiento se produce en la zona de transición de la próstata. La próstata se hace más grande de forma natural a medida que los hombres envejecen. Casi todos los hombres de 70 años o más tienen algún agrandamiento de la próstata. No obstante, la hiperplasia prostática benigna no aumenta el riesgo de cáncer de próstata.

En las primeras etapas de la hiperplasia prostática benigna no hay signos ni síntomas. Éstos aparecen cuando la próstata comienza a apretar la uretra y causa cambios en los hábitos de la vejiga: dificultad para orinar, necesidad frecuente de orinar (especialmente por la noche), chorro urinario débil o lento, incapacidad para vaciar la vejiga completamente, dificultad para iniciar o detener el flujo de orina, goteo, y sangre en la orina.

Si hay síntomas de hiperplasia, se realizarán algunas de las siguientes pruebas: historia clínica y examen físico, examen rectal digital, un cuestionario para medir la gravedad de los problemas de la vejiga y cómo afectan a la calidad de vida, análisis de orina, estudio del flujo de orinauroflometría), registro de la producción de orina durante varios períodos de 24 horas, análisis de sangre, prueba de antígeno prostático específico, nitrógeno ureico en sangre, creatinina, pruebas de
imagen, ultrasonido del riñón, la vejiga y la próstata, ultrasonido para determinar la cantidad de orina que permanece en la vejiga después de la micción (orina residual), ecografía transrectal y biopsia guiada.

Estas pruebas se utilizan para confirmar el diagnóstico de hiperplasia prostática benigna, descartar otros problemas (como una infección de las vías urinarias o cáncer de próstata), y comprobar si hay alguna complicación asociada.

Las opciones de tratamiento para la hiperplasia prostática benigna pueden ser las siguientes:

Vigilancia activa

La conducta expectante (vigilancia activa) significa observar de cerca para detectar signos o síntomas de progresión de la enfermedad sin dar ningún tipo de tratamiento. Se puede utilizar con hombres que tienen síntomas leves.

Terapia con medicamentos

Para los hombres que están experimentando síntomas molestos, el médico puede recetar medicamentos para aliviarlos:

- Inhibidores de la 5-alfa-reductasa. Estos medicamentos bloquean la testosterona que cambia a dihidrotestosterona dentro de la próstata, lo que parece causar su agrandamiento. Estos inhibidores funcionan mejor en los hombres con próstatas grandes, aunque tardan varios meses en reducir el tamaño de la próstata y aliviar los síntomas. Los dos fármacos de esta clase son la finasterida y la dutasterida. Los efectos secundarios incluyen: disminución en el deseo sexual, disfunción eréctil, cantidades de semen menores con la eyaculación e hinchazón o sensibilidad de los senos.

- Bloqueadores alfa-adrenérgicos. Estos medicamentos relajan los músculos cercanos a la próstata para aliviar la presión sobre la uretra y permitir que la orina fluya más fácilmente, pero no reducen el tamaño de la próstata. Los más comunes son: terazosina, doxazosina, tamsulosina y alfuzosina. Los efectos secundarios incluyen: mareo, fatiga, dolor de cabeza, presión arterial baja, y eyaculación retrógrada (el semen entra en la vejiga durante la eyaculación en lugar de salir de la uretra).

Cirugía

La cirugía para la hiperplasia benigna de próstata puede utilizarse en hombres que tienen síntomas graves, que son completamente incapaces de orinar, o cuando la terapia con medicamentos no ha funcionado.

El procedimiento quirúrgico más común es la resección transuretral de la próstata, que consiste en la extracción de tejido de la próstata a través de la uretra para reducir el tamaño de la próstata. Se utiliza anestesia general o raquídea. El procedimiento consiste en insertar un tubo especial con una luz y una cámara (resectoscopio) a través de la uretra hasta llegar a la próstata. El cirujano puede ver el interior de la uretra, la próstata y la vejiga. El exceso de tejido se recorta de la próstata y se coloca un catéter en la vejiga para drenar la orina. El catéter se retira una vez que la orina queda libre de sangre (generalmente después de 24 horas).

Los efectos secundarios de la resección transuretral de la próstata incluyen: sangrado, infección, eyaculación retrógrada, disfunción eréctil (raro) e incontinencia (raro).

Algunos hombres pueden necesitar un segundo procedimiento (10% de los hombres después de 10 años).

Otras formas de cirugía, muy similares a la resección, que se pueden utilizar son:

- Incisión transuretral de la próstata. Se realizan uno o dos cortes en la próstata para aliviar la constricción de la uretra. Este procedimiento se utiliza en próstatas pequeñas.

- Ablación transuretral con aguja. El tejido de la próstata se quema mediante ondas de radiofrecuencia aplicada a través de una aguja.

- Electrovaporización transuretral. El tejido de la próstata se quema usando una corriente eléctrica.

- Termoterapia transuretral con microondas. Se utilizan microondas para destruir el exceso de tejido de la próstata. Una antena de microondas se inserta a través de la uretra, y el calor de las microondas daña el tejido de la próstata.

- Resección mediante láser de holmio. Un láser de holmio se puede utilizar para cortar (enuclear) o vaporizar la próstata.

- Fotovaporización de la próstata. Se usa un potente láser verde para vaporizar la próstata. Es fotoselectiva porque el tejido de la próstata es rojo y absorbe selectivamente el láser verde. El láser se introduce a través de un cistoscopio, y el sangrado es mínimo.

- Stents uretrales de malla de alambre trenzados y ampliables. Los stents pueden ser usados ​​para aliviar la obstrucción urinaria causada por la hiperplasia.

- Ultrasonidos focalizados de alta intensidad. Es un procedimiento mínimamente invasivo que permite al cirujano destruir el tejido prostático mediante ondas sonoras de alta energía.

A largo plazo aún no se han hecho estudios para probar la eficacia de estos procedimientos. Algunos no se utilizan más debido a los malos resultados a medio plazo (por ejemplo, la ablación transuretral con aguja y la termoterapia transuretral con microondas). La fotovaporización de la próstata se está haciendo cada vez más, ya que proporciona buenos resultados a medio plazo con un menor número de complicaciones en comparación con la resección transuretral. Hasta el momento, no hay evidencia de que estos nuevos procedimientos sean superiores a la resección.

PROSTATITIS


La prostatitis es una infección o inflamación de la glándula prostática. Casi el 50% de los hombres tienen algún tipo de prostatitis en su vida. La prostatitis no aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de próstata.

Hay diferentes tipos de prostatitis:

- Prostatitis bacteriana aguda. Se trata de una infección de la próstata causada por bacterias. Los síntomas de la infección comienzan repentinamente y pueden ser muy graves, hasta el punto de necesitar hospitalización.

- Prostatitis bacteriana crónica. Es una infección crónica de la próstata causada por bacterias. Los síntomas no empiezan de repente, y no son tan graves como en la prostatitis bacteriana aguda.

- Prostatitis no bacteriana. Es una inflamación de la próstata cuya causa no se conoce.

- Síndrome de dolor pélvico crónico (también llamado mialgia del piso pélvico o prostatodinia). No está causado por una infección o inflamación de la próstata. Es un trastorno doloroso crónico que puede provocar dolor en la pelvis y que se da sobre todo en los hombres más jóvenes.

Los siguientes factores de riesgo pueden aumentar la probabilidad de que un hombre desarrolle prostatitis: relaciones sexuales sin protección, agrandamiento de la próstata, trauma, cirugía o biopsia de próstata, obstrucción de la salida de la vejiga, y el paso de un catéter o un cistoscopio por la uretra.

Los signos y síntomas de la prostatitis pueden incluir:
- fiebre, escalofríos y malestar general causados por la infección bacteriana en la próstata;
- sangre en la orina (hematuria);
- ardor o dolor al orinar;
- dolor con la eyaculación;
- dolor en la zona genital, parte baja del abdomen y la espalda;
- cambio en los hábitos de la vejiga;
- necesidad de orinar con frecuencia;
- necesidad intensa de orinar;
- disminución del flujo de orina.

Si hay signos o síntomas de prostatitis se harán pruebas que pueden incluir:
- Examen físico, incluyendo un examen rectal digital. La próstata puede estar sensible o ampliada cuando se examina.
- Análisis de orina y cultivo de las bacterias que se encuentran en la orina.
- Prueba de antígeno prostático específico, que a menudo puede estar incrementado.
- Estudios de imagen de la vejiga usando ultrasonido o radiografía, para ver si el hombre está vaciando su vejiga lo suficientemente bien.

Las opciones de tratamiento para la prostatitis pueden incluir:
- Antibióticos. Para luchar contra las infecciones bacterianas.
- Bloqueantes adrenérgicos alfa. Para relajar los músculos cercanos a la próstata, aliviar la presión sobre la uretra y permitir que la orina fluya más fácilmente.
- Medidas de apoyo para control del dolor, tales como: medicamentos para el dolor y/o la fiebre, hidratación (líquidos intravenosos y orales), ablandadores de heces, ejercicios de relajación para los músculos del suelo pélvico, baños calientes en las caderas y las nalgas (baño de asiento) para aliviar el dolor y el malestar, y resección transuretral de la próstata para drenar un absceso prostático.

No se conoce el papel de los cambios en la dieta, como evitar el alcohol, la comida picante, y la cafeína, en el tratamiento de la prostatitis. El papel de la eyaculación frecuente en el tratamiento de la prostatitis es desconocido.

TRASTORNOS PRECANCEROSOS DE LA PRÓSTATA


Los trastornos precancerosos de la próstata tienen el potencial de convertirse en cáncer de próstata debido a que se producen cambios anormales en las células.

Los trastornos precancerosos más comunes de la próstata son: neoplasia intraepitelial prostática, atrofia inflamatoria proliferativa, proliferación acinar pequeña atípica y neoplasia intraepitelial prostática.

Neoplasia intraepitelial prostática

El trastorno precanceroso más conocido de la próstata es la neoplasia intraepitelial prostática. Se puede presentar en diferentes áreas de la próstata al mismo tiempo (multifocal). Se encuentra a menudo en la zona periférica de la próstata, donde también se encuentran la mayoría de los cánceres de próstata. Puede ser alto o bajo grado, pero sólo la neoplasia intraepitelial prostática de alto grado se considera un trastorno precanceroso. Sin embargo, no todas las neoplasias de alto grado se convertirán en un cáncer de próstata. Es difícil predecir si la neoplasia se convertirá en cáncer. Puede llevar más de 10 años para que progrese a cáncer de próstata.

Los factores de riesgo para el desarrollo de la neoplasia intraepitelial prostática parecen ser los mismos que los del cáncer de próstata. Se sabe que se encuentra con mayor frecuencia en hombres mayores de 50 años de edad y que no causa ningún signo o síntoma.

No hay pruebas de diagnóstico para la neoplasia intraepitelial prostática. Generalmente se encuentra en una muestra de biopsia que es examinada por un patólogo después de una biopsia transrectal ecodirigida de próstata. Este tipo de biopsia se realiza si el médico sospecha de cáncer de próstata.

La neoplasia intraepitelial prostática no suele tratarse, a menos que se convierta en cáncer. Si hay varias zonas con neoplasia de alto grado en una repetición de la biopsia, se puede considerar el tratamiento con inhibidores de la 5-alfa-reductasa, anti-andrógenos o moduladores selectivos de receptores estrogénicos como una forma de prevención del cáncer de próstata. Estos medicamentos pueden revertir la neoplasia de alto grado, reduciendo el riesgo de cáncer de próstata, aunque esto no se ha demostrado.

Los hombres diagnosticados con neoplasia intraepitelial prostática de alto grado son seguidos de cerca para observar signos de cáncer de próstata. Todos los nuevos síntomas que no desaparezcan deben comunicarse al médico sin esperar a la próxima cita programada. Las visitas de seguimiento por lo general se programan cada 6 meses, por lo menos durante 2 años, y por lo general incluyen: examen físico completo (incluyendo un examen rectal digital), antígeno prostático específico y biopsia.

Si se detecta cáncer de próstata durante el seguimiento de la neoplasia, el especialista (urólogo) discutirá las opciones de tratamiento.

Atrofia inflamatoria proliferativa

La atrofia inflamatoria proliferativa se caracteriza por tener células epiteliales anormales que se dividen más rápidamente en áreas de inflamación crónica. Las áreas de la próstata con cambios por atrofia inflamatoria tienen un 20% más de probabilidades de convertirse en cáncer de próstata. Algunos estudios sugieren que la atrofia es un cambio inicial que puede convertirse más tarde en neoplasia intraepitelial prostática o en cáncer de próstata.

Proliferación acinar pequeña atípica

Es un crecimiento anormal de las células glandulares, que pueden producir cáncer de próstata. La probabilidad de encontrar cáncer de próstata en un futuro si se tiene esta proliferación celular en la biopsia es alrededor del 40-50%.

TUMORES MALIGNOS DE LA PRÓSTATA


Adenocarcinoma

Las células de la glándula prostática producen el líquido prostático, que es parte del semen. Más del 95% de los cánceres de próstata se desarrollan a partir de estas células de la glándula, y se llaman adenocarcinomas. La mayoría de los adenocarcinomas se encuentran en la zona periférica de la próstata y se pueden palpar durante un examen rectal digital.

Los adenocarcinomas se encuentran a menudo en más de un sitio (multifocal) en la próstata. El grado puede variar en cada sitio.

Tumores de próstata raras

Otros tipos de cáncer de próstata incluyen: carcinoma de células transicionales, sarcoma, carcinoma de células pequeñas (neuroendocrino), carcinoma ductal, carcinoma mucinoso, carcinoma de conducto grande (endometrioide) y linfoma primario de la próstata.

Estos tipos raros de cáncer de próstata representan menos del 5% de todos los cánceres de próstata.

FACTORES DE RIESGO PARA EL CÁNCER DE PRÓSTATA


Edad

El riesgo de cáncer de próstata aumenta a medida que los hombres envejecen. El cáncer de próstata no es muy común entre hombres menores de 50 años de edad. La probabilidad de tener cáncer de próstata aumenta después de los 50 años y se diagnostica con mayor frecuencia en hombres mayores de 65 años.

Diferencias étnicas

Los hombres de ascendencia africana tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de próstata. Tienen una tasa un 60% mayor de cáncer de próstata que los hombres caucásicos, y son más propensos a ser diagnosticados a una edad más joven y con tumores más agresivos y avanzados. Los hombres de origen asiático tienen menores tasas de cáncer de próstata. La razón de estas diferencias étnicas no está clara.

Antecedentes familiares

El riesgo de desarrollar cáncer de próstata es mayor si un familiar de primer grado (como un padre o un hermano) ha sido diagnosticado con la enfermedad. Hay mayor riesgo si más de un pariente ha tenido la enfermedad. Cuantos más familiares de primer grado con cáncer de próstata, mayor es el riesgo de desarrollar cáncer de próstata.

El riesgo también se ve influenciado por la edad del familiar al momento del diagnóstico. Si el pariente fue diagnosticado con cáncer de próstata antes de los 65 años, su probabilidad de desarrollar la enfermedad es mayor que si su pariente fue diagnosticado a una edad mayor.

Posibles factores de riesgo

Los siguientes factores tienen alguna asociación con el cáncer de próstata, pero no hay suficiente evidencia para afirmar que sean factores de riesgo:

- Dietas altas en grasa. Una dieta alta en grasa, especialmente la grasa animal, puede aumentar el riesgo de cáncer de próstata. La leche y los productos lácteos contienen grasas animales. Algunos estudios han sugerido que los hombres que consumen grandes cantidades de productos lácteos pueden tener un riesgo ligeramente mayor de cáncer de próstata. Se necesitan más estudios para determinar cómo una dieta alta en grasas o la ingesta de una gran cantidad de productos lácteos afecta el riesgo de cáncer de próstata.

- Dietas ricas en carnes rojas o procesadas. Algunos estudios han demostrado que la carne roja, especialmente cuando se cocina a altas temperaturas, y la carne procesada, pueden aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de próstata. El consumo de carne blanca no aumenta el riesgo de cáncer de próstata.

- Dietas con alto contenido de leche y productos lácteos. La leche y productos lácteos contienen grasas animales, lo que puede aumentar el riesgo de cáncer de próstata. Algunos estudios también han sugerido que los hombres que consumen grandes cantidades de productos lácteos pueden tener un mayor riesgo de cáncer de próstata. La leche es una buena fuente de calcio, y algunos estudios han sugerido que un alto consumo de calcio puede aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de próstata.

- Mutaciones genéticas heredadas. Los estudios han encontrado que algunas mutaciones genéticas hereditarias pueden aumentar las probabilidades de desarrollar cáncer de próstata. Sin embargo, los cánceres asociados con estas mutaciones genéticas representan sólo un número muy pequeño de casos de cáncer de próstata. Los hombres que heredan mutaciones de los genes BRCA pueden tener un mayor riesgo de desarrollar cáncer de próstata. Estos genes también aumentan el riesgo de desarrollar cáncer de mama o de ovario. Los investigadores también están estudiando otras mutaciones genéticas que pueden afectar al riesgo de desarrollar cáncer de próstata.

- Inflamación de la próstata (prostatitis). Muchos estudios han demostrado que la inflamación a largo plazo de la glándula de la próstata (prostatitis) aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de próstata. También aumenta la velocidad a la que el cáncer de próstata crece y se extiende.

- Testosterona circulante (endógena). La exposición a largo plazo a niveles más altos de testosterona y a su metabolito, la dihidrotestosterona (DHT), puede aumentar la probabilidad de desarrollar cáncer de próstata. La testosterona es la principal hormona masculina (andrógenos) responsable del crecimiento y el funcionamiento de la glándula prostática. El papel real de la testosterona en el desarrollo del cáncer de próstata es complejo.
Algunas evidencias sugieren que los andrógenos están relacionados con el crecimiento y desarrollo del cáncer de próstata. La terapia hormonal que bloquea la producción de estas hormonas en el cuerpo es uno de los tratamientos para el cáncer de próstata.

- Exposición a los pesticidas. Los estudios sugieren que los agricultores y trabajadores que rocían pesticidas tienen un riesgo ligeramente mayor de desarrollar cáncer de próstata. El riesgo puede ser mayor en hombres con un historial familiar de cáncer de próstata. No se conocen los productos químicos específicos que pueden ser responsables de este aumento del riesgo. Los pesticidas tienen un gran número de productos químicos diferentes, algunos de los cuales pueden estar relacionados con el cáncer de próstata.

- Exposiciones ocupacionales. Algunas evidencias sugieren que la exposición ocupacional a algunos productos químicos puede aumentar el riesgo de cáncer de próstata.

- Exposición al cadmio. El cadmio es un elemento metálico conocido por causar cáncer. Algunos estudios han demostrado que los hombres expuestos al cadmio en las industrias de fundición o de fabricación de baterías tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de próstata.

- Fabricación de caucho. Hay algunas pruebas de que los trabajadores de la industria de fabricación de caucho tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de próstata.

Factores no relacionados con el cáncer de próstata

Los siguientes factores no se consideran de riesgo para el cáncer de próstata: hiperplasia benigna de la próstata, frecuencia de actividad sexual y eyaculación, y alcohol.

También hay factores que no se sabe si pueden o no estar asociados con el cáncer de próstata:

- Terapia con testosterona (exógena). Los hombres que toman testosterona como tratamiento y que tienen altos niveles de testosterona en la sangre no parecen tener un mayor riesgo de desarrollar cáncer de próstata.

- Infecciones de transmisión sexual (ITS). Algunos estudios han demostrado que los hombres con un historial de infecciones de transmisión sexual pueden estar en mayor riesgo de desarrollar cáncer de próstata. La evidencia que apoya esta asociación no ha sido consistente y, hasta la fecha, ningún agente infeccioso específico ha sido identificado. Se necesita más investigación para entender el papel que las ITS pueden desempeñar en el desarrollo del cáncer de próstata.

- Obesidad. Algunos estudios han demostrado que la obesidad (índice de masa corporal de 30 o más) pueden aumentar el riesgo de cáncer de próstata. Otros estudios no obtienen los mismos resultados. Por tanto, no está claro si existe una asociación entre la obesidad y el riesgo de cáncer de próstata. Se necesitan más estudios para comprender el complejo papel de la obesidad en el desarrollo del cáncer de próstata.

- Falta de actividad física. La investigación en busca de una conexión entre la actividad física y el riesgo de cáncer de próstata no ha sido constante. Se necesitan más estudios para determinar si los hombres que no son muy activos físicamente tienen un mayor riesgo de cáncer de próstata o si los hombres físicamente activos tienen un menor riesgo.

- Comportamiento sedentario. Sentarse durante largos periodos de tiempo (sedentarismo) se ha relacionado con un mayor riesgo de cáncer de próstata. La evidencia en torno a la conducta sedentaria en el riesgo de cáncer es nueva y se necesitan más estudios para aclarar su papel en el desarrollo del cáncer de próstata.

- Vasectomía. Algunos estudios han demostrado que la vasectomía está ligada a un pequeño aumento en el riesgo del cáncer de próstata agresivo. Se necesita más investigación, ya que algunos otros estudios no obtienen los mismos resultados.

- Bajos niveles de nutrientes de la dieta. Algunos estudios han sugerido que los hombres con bajos niveles de nutrientes en la dieta, tales como vitamina D, vitamina E o selenio, pueden tener tasas más altas de cáncer de próstata. Sin embargo, los resultados de otros estudios no han sido concluyentes, y han demostrado que tomar suplementos de estos nutrientes no reducen el riesgo de cáncer de próstata. Se necesita más investigación para determinar qué papel juegan los suplementos y si reducen el riesgo de cáncer de próstata.

CÓMO DETECTAR A TIEMPO EL CÁNCER DE PRÓSTATA


Cuando el cáncer de próstata se detecta y trata a tiempo, las posibilidades de éxito del tratamiento son mejores. Reconocer los síntomas y hacerse revisiones regulares son las mejores maneras de detectar el cáncer de próstata a tiempo. Los hombres mayores de 50 años deben comentarle a su médico si deben someterse a las siguientes pruebas de detección precoz de cáncer de próstata:

- Examen rectal digital (tacto rectal). Esta prueba es la forma más común de detectar el cáncer de próstata. La mayoría de los cánceres de próstata se desarrollan en la zona periférica de la próstata, que es el área más cercana al recto y que el médico puede palpar fácilmente. La próstata normal es suave y elástica al tacto. Una próstata con problemas puede presentar bultos o áreas duras.

- Prueba de antígeno prostático específico. Esta prueba ayuda a detectar problemas con la próstata, incluyendo el cáncer de próstata. Se mide la cantidad de antígeno específico de la próstata en la sangre. La próstata produce este antígeno. Es normal encontrar pequeñas cantidades en la sangre, pero los problemas con la próstata pueden causar un aumento del antígeno prostático específico. Esta prueba puede encontrar anormalidades en la próstata mejor que el examen digital rectal, pero no es una prueba perfecta para la detección de cáncer de próstata. A veces, los altos niveles de antígeno prostático específico son causados ​​por problemas distintos al cáncer de próstata, y además los hombres con cáncer de próstata no siempre tienen altos niveles de antígeno.

Hacer estas dos pruebas juntas es mejor que hacer las pruebas por sí solas, por lo que se utilizan a menudo en combinación. Una prueba de tacto rectal puede ayudar a detectar el cáncer de próstata a tiempo, pero no es 100% precisa. A veces puede no detectarse el cáncer de próstata cuando está presente (falso negativo) o causar falsas alarmas al sugerir que el cáncer de próstata está presente cuando no lo está (falso positivo). En algunos casos, estas pruebas pueden detectar un cáncer de próstata que puede no suponer una grave amenaza para la salud, ya que algunos cánceres de próstata crecen muy lentamente y pueden estar presentes durante años sin afectar a la salud.

Individuos de alto riesgo

Los hombres que tienen un riesgo más alto que el promedio de desarrollar cáncer de próstata pueden necesitar hacerse pruebas a una edad más temprana que las personas con un riesgo promedio. Por ejemplo, los hombres de ascendencia africana y los que tienen antecedentes familiares de cáncer de próstata.

DIAGNÓSTICO DEL CÁNCER DE PRÓSTATA


Los exámenes de diagnóstico para el cáncer de próstata se realizan generalmente cuando aparecen síntomas, si el médico sospecha de su existencia después de una entrevista y un examen físico, o si alguna prueba sugiere un problema con la próstata.

Las pruebas que se utilizan para el diagnóstico del cáncer de próstata son:

Historia clínica

Al hacer la historia clínica, el médico le hará preguntas sobre:
- una historia familiar de cáncer de próstata u otros cánceres;
- signos y síntomas, como cambios en los hábitos de la vejiga.

Examen físico

Un examen físico permite al médico detectar cualquier signo de cáncer de próstata. Durante el examen, el médico le hará un tacto rectal para examinar la próstata. En el tacto rectal, el médico coloca un dedo enguantado en el recto para palpar la próstata a través de la pared del recto, en busca de bultos o cambios de tamaño, forma o consistencia. El tacto rectal puede encontrar cáncer en la zona periférica, que es la parte de la próstata más cercana al recto y donde se desarrollan la mayoría de los cánceres de próstata.

A través de esta prueba, el médico también puede palpar la vejiga a través del abdomen para ver si está agrandada o dilatada, y comprobar los riñones en busca de bultos o sensibilidad al dolor.

Prueba del antígeno prostático específico

El antígeno prostático específico es una proteína producida por la próstata que puede ser utilizada como marcador tumoral. Cuando está presente en la sangre en cantidades anormales, puede indicar la presencia de cáncer de próstata. El nivel de este antígeno en sangre varía con la edad y tiende a aumentar gradualmente en hombres mayores. Los cambios de este antígeno con el tiempo pueden indicar la probabilidad de tener cáncer de próstata. Un aumento lento durante varios años se debe, por lo general, al envejecimiento, pero un incremento de una unidad cada año es más preocupante. Cuanto mayor sea el nivel de este antígeno, más probable es que el cáncer de próstata esté presente. Al ser un marcador tumoral, esta prueba también se utiliza para comprobar la respuesta del hombre al tratamiento del cáncer de próstata.

Ecografía transrectal

En una ecografía transrectal se utiliza una sonda de ultrasonido en el recto para obtener imágenes de la próstata. Con ella se puede medir el tamaño de la próstata, buscar áreas anormales o sospechosas, y dirigir la colocación de agujas de biopsia para tomar muestras de tejido de la próstata.

Biopsia de próstata

La biopsia de próstata se puede hacer si se encuentra alguna anomalía durante un tacto rectal o un ultrasonido transrectal. También se puede hacer si el nivel de antígeno prostático específico es alto para la edad del hombre o si ha aumentado con el tiempo o de forma rápida.

Durante la biopsia, se extirpan células o tejidos de la próstata. Se toman de 6-12 biopsias de la próstata que se recogen de varias áreas. Si el cáncer de próstata está presente, las muestras se utilizan para determinar la puntuación de Gleason, que describe la agresividad del tumor de próstata y su probabilidad de extenderse.

Las biopsias de la próstata se realizan generalmente usando ultrasonido transrectal.

Hay varios tipos de biopsia de próstata:

- Biopsia transrectal. Durante esta biopsia, el médico inserta una aguja fina a través del recto hasta llegar a la próstata, y con ella se extraen muestras de células o tejidos de la próstata.

- Biopsia transperineal. A veces, el médico utilizará el ultrasonido transrectal para hacer una biopsia de la próstata a través de la piel del periné (o suelo pélvico). El perineo es el área entre el escroto y el recto. El médico inserta una aguja en el perineo para extraer las células o los tejidos de la próstata.

- Biopsia transuretral. Durante una biopsia transuretral, el médico inserta un cistoscopio (un tubo largo y delgado con una luz y una lente) en la uretra. Las células o tejidos se pueden extraer de la próstata a través de herramientas que pasan a través del cistoscopio. Sin embargo, la biopsia transuretral no se suele utilizar para diagnosticar el cáncer de próstata.

Análisis de sangre completo y pruebas de química sanguínea

Aparte del análisis de sangre completo, hay pruebas específicas de nitrógeno de urea en sangre y creatinina sérica para evaluar la función renal. Si estos valores son más altos de lo normal, puede significar que la próstata está bloqueando los uréteres, los conductos que llevan la orina desde los riñones a la vejiga. Un aumento de la fosfatasa alcalina o del calcio pueden indicar que el cáncer de próstata se ha propagado a los huesos.

Gammagrafía ósea

Se utiliza para ver si el cáncer de próstata se ha propagado a los huesos (el lugar más común donde se propaga el cáncer de próstata). Se puede hacer si los resultados de las pruebas sugieren una propagación del cáncer a los huesos o si se tiene un dolor óseo inexplicable. Esta prueba no se hace cuando la probabilidad de extensión a los huesos es muy baja, como en hombres con una baja puntuación de Gleason (7 o menos) o un nivel de antígeno prostático específico de 20 o menos.

Tomografía computarizada

Se utiliza para determinar si el cáncer de próstata se ha diseminado a los ganglios linfáticos alrededor de la glándula prostática. Es útil sólo para los hombres diagnosticados con cáncer de próstata que tienen un alto nivel de antígeno prostático específico (más de 40) y una alta puntuación de Gleason (más de 7).

Resonancia magnética

Esta prueba puede usarse para ver si el cáncer de próstata se ha diseminado a los ganglios linfáticos cercanos a la próstata o a los tejidos circundantes.

Disección de los ganglios linfáticos pélvicos

Extirpando los ganglios linfáticos de la pelvis se puede ver si el cáncer de próstata se ha diseminado. Se puede hacer al mismo tiempo que la cirugía para extirpar la próstata (prostatectomía radical) o puede realizarse como un procedimiento separado en hombres que tengan un nivel de antígeno prostático específico mayor de 20 y una alta puntuación de Gleason (8 o superior). El procedimiento se puede realizar a través de una incisión en el abdomen o el uso de un laparoscopio.

La disección de los ganglios linfáticos pélvicos no se suele hacer al mismo tiempo que la extracción de la próstata en hombres con un bajo riesgo de extensión del cáncer de próstata. Esto se debe a que la posibilidad de propagación del cáncer de próstata es generalmente muy baja y a que la disección de los ganglios linfáticos tiene efectos secundarios.

CLASIFICACIÓN DEL CÁNCER DE PRÓSTATA


El cáncer de próstata se puede clasificar en base a la apariencia de las células de la próstata al microscopio y según el patrón de crecimiento y la diferenciación en los tejidos.

El sistema de clasificación más común para el cáncer de próstata es la clasificación de Gleason. Este sistema se basa en la estructura del tejido de la glándula de la próstata:
- Tejido bien diferenciado. Las glándulas cancerígenas de la próstata se ven y se comportan casi como glándulas prostáticas normales. Estos tumores tienden a ser menos agresivos y de crecimiento lento.
- Tejido indiferenciado o mal diferenciado. Se parecen y se comportan de manera muy diferente a las glándulas prostáticas normales. Se ven inmaduras y poco desarrolladas. Estos tumores tienden a ser más agresivos y a crecer más rápidamente.

La clasificación juega un papel importante en la planificación del tratamiento para el cáncer de próstata y también se puede utilizar para ayudar a estimar el pronóstico.

La clasificación de Gleason se utiliza sólo para el adenocarcinoma, el tipo más común de cáncer de próstata, y refleja cuán diferente es el tejido tumoral con respecto al tejido prostático normal. Se utiliza una escala de 1 a 5. El médico le da al cáncer un número basado en los patrones y el crecimiento de las células cancerosas. Cuanto menor sea el número y más normales sean las células, el cáncer tiene un grado más bajo. Cuanto mayor sea el número, y menos normales sean las células, el grado del cáncer es más alto. Los grados 1 y 2 no son comunes, porque el tejido tumoral actúa como el tejido normal. La mayoría de los tumores de próstata son de grado 3 o superior.

El grado del cáncer de próstata puede ser:
- Grado 3. Las células cancerosas están bien diferenciadas, lo que significa que todavía forman glándulas bien definidas. El cáncer ha invadido el tejido prostático circundante. Es un cáncer menos agresivo y tiene un pronóstico favorable.
- Grado 4. Las células cancerosas están entre el grado 3 y el grado 5.
- Grado 5. Las células cancerosas están pobremente diferenciadas, lo que significa que son muy anormales y no actúan como glándulas normales. El cáncer es más agresivo y tiene un pronóstico menos favorable.

Para asignar una puntuación de Gleason (también llamada suma de Gleason), el patólogo examina la muestra de biopsia del tumor para encontrar los dos tipos más comunes de patrones de crecimiento glandulares dentro del tumor. Se da un grado de la escala a cada uno de estos dos patrones y se suman para obtener la puntuación total de Gleason. Por ejemplo, si el grado dado para el patrón de crecimiento más común es 3 y el grado dado al segundo patrón de crecimiento más común es 4, la puntuación total de Gleason es 7.

La puntuación de Gleason está siempre entre 6 y 10. Las puntuaciones más altas indican tumores más agresivos. La mayoría de los tumores de cáncer de próstata están en los grados bajo y medio (puntuación de Gleason 6-7). Una puntuación de Gleason por debajo de 6 no se observa generalmente, porque es difícil para el patólogo determinar con certeza si los tumores son cáncer.

METÁSTASIS DEL CÁNCER DE PRÓSTATA


Las células cancerosas tienen el potencial de diseminarse desde la próstata a otras partes del cuerpo, donde pueden crecer en nuevos tumores. El cáncer de próstata se propaga por extensión directa a las estructuras cercanas o por diseminación linfática a los ganglios linfáticos regionales. El cáncer de próstata también puede propagarse a través de la sangre a lugares distantes.

Los sitios más comunes donde se extiende el cáncer de próstata son: uréteres, vejiga, uretra, recto, ganglios linfáticos que rodean la próstata, huesos (especialmente de la columna vertebral, la pelvis, el fémur y las costillas), así como metástasis pulmonares, hepáticas o cerebrales (aunque estas tres son muy raras).

A causa del cáncer de próstata pueden ocurrir otros problemas graves: insuficiencia renal aguda (puede ser el resultado de la obstrucción de los uréteres), metástasis cerebral, compresión de la médula espinal (por la propagación del cáncer de próstata a la columna vertebral, que comprime la médula espinal y puede causar debilidad repentina de las piernas).

PRONÓSTICO Y SUPERVIVENCIA PARA EL CÁNCER DE PRÓSTATA


Más del 95% de los cánceres de próstata son adenocarcinomas. La mayoría son de crecimiento lento y responden bien al tratamiento. Los tipos raros de cáncer de próstata incluyen sarcomas, carcinomas de células pequeñas y carcinomas de células transicionales, que representan menos del 5% de todos los cánceres de próstata y tienen un pronóstico diferente.

Etapa

La etapa es un importante factor pronóstico para el cáncer de próstata. Cuanto menos avanzado es el cáncer de próstata, más favorable será el pronóstico. Los tumores confinados a la próstata (T1 y T2) tienen un mejor pronóstico que los tumores que se han diseminado fuera de la próstata (T3 y T4).

Puntuación de Gleason

La puntuación de Gleason indica la agresividad del cáncer de próstata:
- Menos de 7 indica un pronóstico más favorable.
- Una puntuación de 7 indica un pronóstico intermedio.
- Las puntuaciones superiores a 7 indican un pronóstico menos favorable.

Nivel de antígeno prostático específico

El nivel de antígeno prostático específico en el momento del diagnóstico puede indicar la cantidad de cáncer de próstata que hay en el cuerpo (carga tumoral). Unos niveles de antígeno más altos indican que hay una carga tumoral mayor en el cuerpo. Un nivel de menos de 10 es favorable, mientras que un nivel mayor de 20 se considera desfavorable. Un nivel entre 10 y 20 es intermedio.

Otros factores

Otros factores pueden tener un efecto sobre el pronóstico general para el cáncer de próstata:
- Resistencia al tratamiento hormonal.
- Cáncer de próstata hormono-refractario o resistente a la castración es un cáncer que ha regresado o ha progresado después de ser tratado con la terapia hormonal. Las células cancerígenas de la próstata desarrollan gradualmente una resistencia a la terapia hormonal.
- Edad. Los hombres más jóvenes pueden tener tumores que son más agresivos, con puntuaciones de Gleason más altas. Los hombres mayores pueden tener otras enfermedades que afectan al tipo de tratamiento para el cáncer de próstata que pueden tolerar.

Los médicos también usan nomogramas para predecir el pronóstico en diferentes situaciones de cáncer de próstata. Los nomogramas son modelos estadísticos que predicen el probable resultado. Los nomogramas tienen en cuenta la etapa, la puntuación de Gleason, el nivel de antígeno prostático específico, los informes de patología de la biopsia, el uso de la terapia hormonal, la dosis de radiación, y otra información individual específica como la edad o el tratamiento ya recibidos.

El nomograma de evaluación de riesgos del cáncer de próstata calcula el riesgo de metástasis y el riesgo para la vida del hombre con un alto grado de precisión. Utiliza los siguientes datos: nivel de antígeno prostático específico, puntuación de Gleason, porcentaje de biopsias positivas para el cáncer, estadio clínico del tumor y edad del hombre en el momento del diagnóstico.

Las recomendaciones de tratamiento se basan en el nivel de riesgo de metástasis o de riesgo para la vida del hombre.

El estadio patológico del cáncer de próstata se determina después de un examen microscópico del tejido extirpado en la prostatectomía radical. El estadio patológico es la medida real del cáncer y se puede predecir antes de la cirugía utilizando las tablas de Partin, que son un nomograma ampliamente utilizado para predecir el estadio patológico utilizando el nivel de antígeno prostático específico, la puntuación de Gleason y el estadio clínico estimado. Esta información ayuda en la toma de decisiones de tratamiento, así como en la estimación del pronóstico.

TRATAMIENTO DEL CÁNCER DE PRÓSTATA


El tratamiento para el cáncer de próstata se basa en:
- Tipo de cáncer de próstata.
- Nivel de antígeno prostático específico.
- Etapa y grado del cáncer (puntuación de Gleason).
- Localización del cáncer. Un cáncer de próstata localizado (dentro de la glándula prostática) de bajo riesgo, crece lentamente y a menudo no requiere tratamiento. Puede ser monitorizado para evidenciar cualquier progresión. Sin embargo, un cáncer de próstata localizado de riesgo intermedio o alto se trata de una forma más agresiva con cirugía o radioterapia.
- Metástasis. El cáncer de próstata que se ha propagado fuera de la glándula de la próstata se trata principalmente con terapia hormonal. A veces se da radioterapia cuando hay metástasis en los huesos. La quimioterapia se puede dar cuando la terapia hormonal ha dejado de funcionar. El objetivo es retrasar el progreso y reducir los síntomas del cáncer (terapia paliativa). La cirugía puede utilizarse a veces para aliviar los síntomas, tales como el bloqueo de orina.
- Edad y salud general del hombre. La edad y el estado de salud de un hombre con cáncer de próstata pueden influir en la elección del tratamiento. La prostatectomía radical en un anciano con problemas de salud implica un riesgo quirúrgico mayor en comparación con un hombre de mediana edad en buen estado de salud. La vigilancia activa puede ser una opción para los hombres de edad avanzada con enfermedades coexistentes. Se puede dar tratamiento para retardar el crecimiento del cáncer o aliviar los síntomas molestos como obstrucción urinaria o dolor de espalda grave.
- Preferencia personal para el tratamiento. Es necesario valorar los efectos secundarios del tratamiento como la incontinencia o la disfunción eréctil. La calidad de vida, incluyendo la función sexual, es muy importante para algunos hombres. La toma de decisiones sobre el tratamiento puede ser difícil. Es muy útil para un hombre con cáncer de próstata estar bien informado sobre los detalles de sus opciones de diagnóstico y tratamiento.

Hay diferentes opciones de tratamiento para el cáncer de próstata:

Vigilancia activa.

Los chequeos regulares son programados cada 3 a 6 meses. Suelen incluir un examen rectal digital, una prueba de antígeno prostático específico y repetir las biopsias de próstata.

Cirugía

Hay diferentes opciones de cirugía para el cáncer de próstata:
- Prostatectomía radical. Esta es la cirugía más común para la eliminación del cáncer de próstata localizado. Se elimina por completo el cáncer de próstata.
- Disección de los ganglios linfáticos pélvicos. Se hace en el momento de la prostatectomía radical para extraer los ganglios linfáticos de la pelvis. Se realiza para el cáncer de próstata de riesgo intermedio y alto riesgo.
- Resección transuretral de la próstata. Alivia los síntomas de la obstrucción urinaria causada por una próstata agrandada que empuja sobre la uretra. Esta cirugía se usa en hombres con cáncer o que no son lo suficientemente sanos para una prostatectomía radical de próstata avanzada. Esta cirugía no cura el cáncer.
- Radioterapia. Para el cáncer de próstata se puede usar la radiación de haz externo y la braquiterapia (radioterapia interna). La radioterapia se suele combinar con la terapia hormonal en hombres con cáncer de próstata de alto riesgo. La terapia hormonal se puede dar durante un período de tiempo antes y después de la radioterapia.
- Terapia hormonal. La terapia hormonal para el cáncer de próstata puede incluir: agentes hormonales liberadores de la hormona luteinizante, antagonistas de la hormona liberadora de la hormona luteinizante, anti-andrógenos (bloquea los efectos de los andrógenos en el tejido) y extirpación de los testículos (orquiectomía). La terapia hormonal puede ser combinada con radioterapia en hombres que tienen cáncer de próstata de alto riesgo. Se puede dar durante un período de tiempo antes y después de la radioterapia. Se da a veces a los hombres que tienen metástasis en los ganglios linfáticos encontrados durante la prostatectomía radical. También se administra para el cáncer de próstata que reaparece después de una cirugía o de radiación.
- Quimioterapia. La quimioterapia se utiliza en el tratamiento del cáncer de próstata resistente a la castración (también llamado cáncer de próstata refractario a las hormonas)
- Bifosfonatos.
- Terapia biológica.
- Seguimiento después de finalizar el tratamiento. Es importante tener visitas regulares de seguimiento, especialmente en los primeros 5 años después del tratamiento.

TERAPIA DE APOYO PARA EL CÁNCER DE PRÓSTATA


La recuperación del cáncer de próstata y la adaptación a la vida después del tratamiento es diferente para cada persona, dependiendo de la extensión de la enfermedad, el tipo de tratamiento y muchos otros factores.

Incontinencia

La incontinencia urinaria es la pérdida involuntaria de orina o la incapacidad para controlar la orina. La incontinencia puede ocurrir en hombres con cáncer de próstata debido a que el agrandamiento de la próstata puede obstruir el cuello de la vejiga. Esto puede causar un desbordamiento de la orina cuando la vejiga se llena demasiado (incontinencia por rebosamiento). La cirugía de próstata o la radioterapia pueden dañar los nervios o los músculos que controlan la función de la vejiga o la liberación de orina. La radiación pélvica puede causar irritación de la mucosa de la vejiga, lo que resulta en la necesidad frecuente y urgente de orinar. La incontinencia puede ser embarazosa e inconveniente, pero puede ser tratada con medicamentos, cirugía o medidas de apoyo para lograr un mejor control.

Imagen corporal y autoestima

La forma como se siente o se ve una persona a sí misma se llama autoestima. La imagen corporal es la percepción del propio cuerpo de una persona. El cáncer de próstata y sus tratamientos pueden afectar la apariencia física o la autoestima del hombre. A menudo esto se debe a que los tratamientos del cáncer pueden resultar en cambios corporales, tales como cambios en el peso corporal y la masa muscular debido a la terapia hormonal, la pérdida de los testículos (orquiectomía), la pérdida de control de la vejiga y la incapacidad para tener una erección.

Algunos de estos cambios pueden ser temporales, otros duran mucho tiempo y algunos serán permanentes. Para muchas personas, la imagen corporal y su percepción de cómo los ven los demás está estrechamente ligada a la autoestima.

Sexualidad

Muchos hombres siguen teniendo relaciones y una vida sexual satisfactoria después del cáncer de próstata. Los problemas sexuales que pueden ocurrir debido al tratamiento del cáncer de próstata incluyen:

- Disfunción eréctil. Es la incapacidad para lograr y mantener una erección lo suficientemente firme como para tener relaciones sexuales.

- Eyaculación retrógrada. Puede resultar de la cirugía del cáncer de próstata. Se produce cuando el semen fluye hacia atrás en la vejiga y se mezcla con la orina, en lugar de salir a través del pene durante el orgasmo.

- Orgasmo seco. Puede ser consecuencia de una prostatectomía radical. El hombre que ya no produce esperma todavía puede tener un orgasmo (esto se llama orgasmo seco). Un hombre que no produce semen no será capaz de engendrar un hijo de forma natural.

- Disminución de la libido (pérdida del deseo sexual). Puede ser consecuencia de la reducción de los niveles de testosterona debido a los tratamientos hormonales y a otros efectos secundarios del tratamiento del cáncer de próstata. Es común tener una disminución del interés en el sexo durante el diagnóstico y el tratamiento. Cuando el hombre comienza a tener relaciones sexuales después del tratamiento, es posible que tenga miedo de sentir dolor o de no tener una erección u orgasmo. Los primeros intentos de intimidad con su pareja pueden ser decepcionantes. Algunos hombres y sus parejas pueden necesitar asesoramiento para ayudarles a hacer frente a estos sentimientos y a los efectos de los tratamientos contra el cáncer en su capacidad para tener relaciones sexuales.

Fatiga

La fatiga hace que una persona se sienta más cansado de lo normal y puede interferir con las actividades diarias y el sueño. Se produce por una variedad de razones. La fatiga puede ser causada por anemia, fármacos específicos, falta de apetito, depresión, o puede estar relacionada con las sustancias tóxicas que se producen cuando las células cancerosas se rompen y mueren. La fatiga puede mejorar a medida que pasa el tiempo, o puede continuar por mucho tiempo después de que haya terminado su tratamiento contra el cáncer.

Osteoporosis

Algunas terapias hormonales que se utilizan para bloquear o disminuir la producción de testosterona pueden aumentar el riesgo de osteoporosis. La hormona testosterona causa un crecimiento del cáncer de próstata y también desempeña un papel en el fortalecimiento de los huesos. Las terapias hormonales que disminuyen los niveles de esta hormona pueden incrementar la pérdida de hueso. Estas terapias incluyen los agonistas de la hormona liberadora de hormona luteinizante y la orquiectomía. La detección y tratamiento precoz de la osteoporosis puede disminuir la pérdida ósea y reducir las fracturas óseas.

Nutrición

Los hombres diagnosticados con cáncer de próstata pueden tener que modificar su dieta. Las dietas que promueven una alimentación sana y equilibrada contribuyen a una mejor salud mientras se recupera del cáncer de próstata. No hay investigaciones que muestren que tomar suplementos nutricionales de cualquier tipo pueda curar el cáncer de próstata. Algunos estudios sugieren una relación entre el cáncer de próstata y una dieta alta en grasas, por lo que es una buena idea reducir al mínimo la cantidad de grasa en la dieta. Los hombres con cáncer de próstata deben consultar a su médico o dietista sobre la mejor nutrición para ellos.

Actividad física

El tipo y cantidad de ejercicio físico que un hombre puede hacer después del tratamiento del cáncer de próstata a menudo depende del tipo de tratamiento que recibió, de su estado general de salud y de su condición física.

Debe evitarse el levantamiento de objetos pesados ​​y el ejercicio extenuante durante un número determinado de semanas después de una prostatectomía radical, con el fin de permitir que el cuerpo sane por completo. Hable con el médico antes de iniciar o reanudar un programa de ejercicios o actividad física. El ejercicio puede ayudar a un hombre a volver a las actividades de la vida diaria, reducir la fatiga y mejorar los niveles de energía.

Vuelta al trabajo

Muchos hombres siguen trabajando mientras reciben tratamiento para el cáncer de próstata, pero es muy posible que su forma de trabajo cambie. Puede que tengan que pasar un tiempo libre o ajustar su horario de trabajo para permitir el tratamiento y la recuperación. La vuelta al trabajo es una parte importante del retorno a una rutina normal después del tratamiento.

Los hombres con trabajos de escritorio deben ser capaces de volver al trabajo después de 3 a 4 semanas. Los hombres con trabajos que son más físicos y requieren de elevación y flexión tendrán que esperar más tiempo antes de volver a trabajar. Cuando el médico da el visto bueno, se pueden iniciar las actividades normales de trabajo.

INVESTIGACIÓN Y DESARROLLO EN EL CÁNCER DE PRÓSTATA


Reducir el riesgo de padecer cáncer de próstata

Entre las estrategias de investigación para disminuir el riesgo de cáncer de próstata están:

- Alimentos que pueden reducir el riesgo de cáncer de próstata: ácidos grasos n-3 de cadena larga, los glucosinolatos que se encuentran en los vegetales crucíferos (especialmente el brócoli y la coliflor), las isoflavonas que se encuentran en la soja, la vitamina E y los suplementos de selenio.

- Finasterida. Un estudio mostró que el riesgo de ser diagnosticado con cáncer de próstata fue un 25% menor en los hombres que tomaron finasterida en comparación con aquellos que tomaron un placebo. Sin embargo, los hombres que tomaron finasterida y fueron diagnosticados con cáncer de próstata solían tener un tipo de alto riesgo. Se cree que este aumento del riesgo se relaciona con una mejor detección de los cánceres de alto riesgo en los hombres que toman finasterida. Estos resultados hacen que los investigadores duden en recomendar la finasterida para ayudar a prevenir el cáncer de próstata.

- Dutasterida. Los resultados de un estudio mostraron que la dutasterida reduce el riesgo global de cáncer de próstata. Sin embargo, una revisión mostró que los hombres que tomaron dutasterida y fueron diagnosticados con cáncer de próstata solían tener un tipo de alto riesgo.

- Estatinas. Son medicamentos utilizados para disminuir el colesterol. Los investigadores encontraron que los que tomaban estatinas tenían un menor riesgo de cáncer de próstata. Las estatinas pueden desempeñar un papel protector en la prevención del cáncer de próstata avanzado. Otro estudio examinó el uso de estatinas después de un tratamiento para el cáncer de próstata, y se encontró que las tasas de recurrencia de cáncer de próstata eran las mismas en los hombres que usaron estatinas y los que no usaron estatinas.

Detección precoz del cáncer de próstata

La prueba del antígeno prostático específico parece no reducir significativamente el número de muertes debidas al cáncer de próstata. Esta prueba puede hacer más daño que bien porque da lugar a más pruebas y tratamientos, y tiene efectos secundarios. La prueba reduce el número de muertes por cáncer de próstata en un 20%; sin embargo, el número de muertes en general es muy pequeño y el número de hombres que tendrían que ser examinados y tratados para salvar una vida es extremadamente alto.

Diagnóstico del cáncer de próstata

Un área clave de la actividad de investigación implica el desarrollo de mejores formas de diagnosticar y determinar la etapa del cáncer de próstata:

- Prueba del antígeno del cáncer de próstata 3 (PCA-3). Las células del cáncer de próstata sobreexpresan (fabrican en exceso) ese antígeno. Se puede medir en la orina y en el líquido prostático después de un masaje prostático o un examen rectal digital. Los hombres con niveles constantemente altos de antígeno prostático específico después de una biopsia que no muestra células cancerígenas (biopsia negativa) a menudo reciben muchas biopsias repetidas. La prueba del antígeno del cáncer de próstata 3 es útil para evaluar el riesgo de cáncer de próstata en el momento de la primera repetición de la biopsia, y así puede reducir el número de biopsias prostáticas innecesarias.

- Cambio anormal en un gen de las células de la próstata. El gen mutado se llama TMPRSS2: ERG. Los investigadores buscaron este gen en la orina recogida después de un tacto rectal. Encontraron que está presente en cerca de la mitad de las muestras de los hombres con cáncer de próstata y rara vez se encuentra en las muestras de hombres que no tienen cáncer de próstata. La prueba de este cambio genético puede ayudar a los médicos a diagnosticar el cáncer de próstata. Los investigadores han encontrado que el uso combinado de esta prueba y de la prueba del antígeno 3 puede diagnosticar o encontrar con mayor precisión el cáncer de próstata.

- Resonancia magnética para el cáncer de próstata. La biopsia dirigida por resonancia magnética es una prueba para guiar la aguja durante la biopsia de un área sospechosa de la próstata. Esta técnica puede encontrar con más precisión el cáncer de próstata que la biopsia de próstata estándar. Un estudio mostró que la resonancia magnética también mejoró la sensibilidad de la prueba del antígeno 3 en el diagnóstico del cáncer de próstata y redujo el número de biopsias prostáticas innecesarias. La resonancia magnética también puede ayudar a los médicos a determinar mejor la agresividad del cáncer de próstata.

Pronóstico del cáncer de próstata

- Biomarcadores. Hay varios biomarcadores prometedores para predecir cómo se comportará el cáncer de próstata. El B7-H3 es un marcador tumoral recién descubierto que es sobreexpresado por las células del cáncer de próstata. Los niveles crecientes de B7-H3 se asocian con un empeoramiento del cáncer de próstata o una enfermedad más agresiva. La NRBP1 (proteína de unión al receptor nuclear 1) es otro marcador tumoral. Cuando se expresa en altos niveles, la NRBP1 se ha relacionado con un mal pronóstico en hombres con cáncer de próstata. Los investigadores han encontrado que otros biomarcadores son útiles para determinar el pronóstico en hombres que han tenido una prostatectomía (extirpación quirúrgica de la próstata). La RBM3 es una proteína implicada en la supervivencia celular. Las células del cáncer de próstata que producen mucha RBM3 están vinculadas con un menor riesgo de recurrencia bioquímica (aumento de los niveles de antígeno prostático específico durante el seguimiento del cáncer de próstata) y una menor progresión de la enfermedad.

Tratamiento del cáncer de próstata

Los investigadores están buscando nuevas formas de mejorar el tratamiento del cáncer de próstata:

- Vigilancia activa. Muchos hombres con cáncer de próstata en etapa temprana, de bajo grado, y focalizado, pueden recibir una vigilancia activa (un seguimiento muy cercano). Solo reciben tratamiento si su cáncer progresa (lo que se determina por cambios en el nivel de antígeno prostático específico, puntuación de Gleason en las biopsias de próstata, síntomas u otros resultados de pruebas). La vigilancia activa se ha convertido en una opción de tratamiento cada vez más aceptada para el cáncer de próstata. Se necesitan más estudios para desarrollar guías clínicas que permitan identificar a los hombres que necesitan otros tratamientos diferentes a la vigilancia activa. Sin embargo, casi la mitad de los hombres jóvenes con cáncer de próstata que se hacen la prueba del antígeno prostático específico son elegibles para la vigilancia activa, aunque la mayoría buscan tratamiento. Los hombres con cáncer de próstata de bajo riesgo que son examinados mediante urología, radiación y médicos oncólogos son más propensos a elegir la vigilancia activa como tratamiento. En un ensayo conocido como PIVOT se encontró que la intervención activa no tenía mejores tasas de supervivencia que la vigilancia activa, excepto en los casos de enfermedad de alto riesgo.

- Prostatectomía robótica. Es un tipo de prostatectomía laparoscópica en la que el médico utiliza brazos robóticos controlados por computadora para extirpar la próstata a través de pequeñas incisiones en el abdomen. La prostatectomía robótica es un procedimiento caro, y los investigadores no han hecho estudios aleatorios para probarlo. Los estudios han demostrado que la prostatectomía robótica tiene algunas ventajas sobre la prostatectomía radical estándar, incluyendo una menor estancia hospitalaria, menor pérdida de sangre durante la cirugía y un tiempo de recuperación más corto antes de reanudar las actividades normales. La mayoría de los estudios muestran que la prostatectomía robótica tiene las mismas tasas de control del cáncer y los mismos efectos secundarios (como la disminución de la función sexual o la incontinencia) que la prostatectomía radical estándar.

- Radioterapia tras la cirugía de próstata. La terapia de radiación después de la cirugía parece ser beneficiosa en el tratamiento del cáncer de próstata. Aún no está claro si la administración de radioterapia en el momento de la primera elevación del antígeno prostático específico después de la cirugía es tan eficaz como la radioterapia inmediata después de la cirugía. Algunos hombres nunca tienen un aumento del antígeno prostático específico, lo que retrasaría la radioterapia durante un período de tiempo después de la cirugía, lo que evitaría recibir radioterapia y sufrir los efectos secundarios asociados. Los investigadores están buscando mejores formas de dar radioterapia de haz externo para tratar el cáncer de próstata, intentando averiguar si administrar la radioterapia en diferentes horarios es más efectivo para destruir células cancerosas. Se están estudiando horarios hipofraccionados de radiación, en los que se da una dosis total mayor de radiación en un menor número de tratamientos durante un período de tiempo más corto. Los horarios hipofraccionados permiten administrar radioterapia de intensidad modulada o radioterapia conformada 3D, que son más precisas porque dan la radiación sólo a la próstata y evitan que llegue radiación a los tejidos normales tanto como sea posible. La radioterapia combinada con la terapia hormonal a largo plazo produce una mejoría significativa en la supervivencia libre de enfermedad, la progresión local, la metástasis a distancia y la recidiva local en hombres con cáncer de próstata localmente avanzado.

- Efectos secundarios de la terapia hormonal. La lista de los efectos secundarios de la terapia hormonal incluye un mayor riesgo de diabetes, enfermedades cardiovasculares e infarto de miocardio fatal.

- Nuevos tratamientos hormonales para tratar el cáncer de próstata. El degarelix es una hormona liberadora de un antagonista de la hormona luteinizante. Hace que la glándula pituitaria deje de liberar la hormona luteinizante. Cuando hay menos hormona luteinizante en el cuerpo, los testículos no liberan testosterona. Los niveles más bajos de testosterona hacen que se detenga el crecimiento de las células cancerosas de la próstata. Algunos medicamentos de terapia hormonal pueden causar un breve incremento en los niveles de testosterona que pueden empeorar los síntomas (reacción de exacerbación del tumor). Los hombres que tomaron degarelix tuvieron menores tasas de aumento del antígeno prostático específico y ningún aumento de la testosterona en comparación con los que recibieron leuprolide (un agonista de la hormona liberadora de gonadotropinas). Los investigadores también están probando otros tratamientos hormonales potenciales para el cáncer de próstata como el abarelix, ganirelix y cetrorelix.

- Terapia focal. Se usa para tratar tumores de próstata pequeños y de riesgo bajo o intermedio. Este tratamiento utiliza la criocirugía, la cirugía láser o de ultrasonido de alta intensidad aplicadas sólo a la mitad de la glándula de la próstata o sólo al tumor dentro de la glándula de la próstata. Esta terapia ha sido llamada "lumpectomía masculina". Con ella se pretende separar el tejido normal de la próstata para evitar complicaciones que pueden ocurrir con los tratamientos rutinarios del cáncer de próstata, como la incontinencia y la impotencia.

- Ultrasonido focalizado de alta intensidad. Es un procedimiento mínimamente invasivo que utiliza ondas de ultrasonido con las que se crea un intenso calor que destruye el tejido. Puede ser un posible tratamiento primario para hombres con cáncer de próstata localizado. También se ha utilizado como terapia de rescate tras la radioterapia. Sin embargo, un nuevo estudio muestra que este tratamiento conlleva un alto riesgo de efectos secundarios locales.

- Criocirugía (crioablación). Es un procedimiento mínimamente invasivo que destruye las células cancerosas a través de un proceso de congelación y descongelación. La criocirugía se está estudiando como tratamiento primario y de rescate para los hombres con cáncer de próstata localizado. Los investigadores han demostrado que reduce el daño a los tejidos circundantes y que produce tasas más bajas de disfunción eréctil e incontinencia, pero en este momento no hay suficientes datos para apoyar su uso rutinario.

- Radiofármacos. Son medicamentos que contienen una sustancia radiactiva. El dicloruro de radio-223 es un radiofármaco que se dirige a las metástasis óseas. Los ensayos clínicos en fase III han demostrado que esta sustancia aumenta la supervivencia global en hombres con cáncer de próstata metastásico, y ha sido aprobada por la FDA para el tratamiento del cáncer de próstata metastásico en los Estados Unidos.

- Nuevos fármacos, como la abiraterona y el MDV3100. Han dado lugar a mejoras significativas en el tratamiento del cáncer de próstata metastásico resistente a la terapia hormonal.

- Vacunas contra el cáncer. Están diseñadas para estimular al cuerpo a producir una respuesta inmune contra las células cancerosas. Los ensayos clínicos en fase III han demostrado que la vacuna contra el cáncer sipuleucel-T mejora la supervivencia en hombres con cáncer de próstata avanzado que se ha vuelto resistente a la terapia hormonal. Un ensayo clínico de fase III está estudiando el efecto de sipuleucel-T sobre el cáncer de próstata en etapa temprana. La FDA aprobó este medicamento en los Estados Unidos. Los investigadores también están probando otras 2 vacunas, PROSTVAC-FV y GVAC-PCA, junto con anticuerpos o agentes de quimioterapia, para tratar el cáncer de próstata avanzado.

- Dutasterida. Se está estudiando para averiguar si puede tener un papel en el tratamiento del cáncer de próstata en etapa temprana. La dutasterida inhibe la 5-alfa-reductasa, una enzima que cambia la testosterona en dihidrotestosterona.

- Terapia de apoyo. El denosumab es un tipo de anticuerpo monoclonal que puede fortalecer los huesos y prevenir la osteoporosis en hombres que toman terapia hormonal para el cáncer de próstata. Los investigadores han demostrado que el denosumab aumenta la densidad ósea en los hombres, incluidos los que están en mayor riesgo de fracturas óseas y pérdida ósea. El denosumab se puede administrar a hombres con metástasis óseas para prevenir problemas en los huesos como fracturas o roturas. Los investigadores también mostraron que puede reducir el riesgo de metástasis en hombres con cáncer de próstata no metastásico. El citrato de toremifeno también fortalece los huesos y ayuda a prevenir las fracturas en hombres que toman terapia hormonal para el cáncer de próstata.