Contenidos

Versão em português


También de interés


Publicidad


Síntomas de cáncer de vesícula

Señales comunes de tumor, información sobre los primeros signos del carcinoma y la neoplasia.

El cáncer de la vesícula biliar por lo general no causa síntomas en sus primeras etapas. Así que para cuando se sienten los primeros signos es probable que esté en una etapa más avanzada que algunos otros tipos de cáncer. Al momento del diagnóstico, con frecuencia ya se ha propagado fuera de la propia vesícula biliar hasta otras áreas cercanas. Es difícil para los médicos saber si la vesícula biliar está inflamada o sensible cuando se realiza un examen físico. La vesícula biliar se encuentra detrás de otros órganos, muy profunda dentro del cuerpo, y esto puede hacer que sea difícil de palpar.


Muchos cánceres en etapa temprana de la vesícula biliar se encuentran por casualidad. Por ejemplo, cuando se saca la vesícula biliar para tratar los cálculos biliares.

Los síntomas de cáncer de vesícula biliar más habituales son los siguientes:

- Dolor de barriga (dolor abdominal). Puede tener una sensación de dolor en el lado derecho del abdomen. Algunas personas lo describen como una sensación de arrastre. Si el cáncer o los cálculos biliares bloquean el conducto biliar, tendrá un dolor más agudo.

- Náuseas y vómitos. Esto es muy común en las últimas etapas de cáncer de vesícula biliar. Más de la mitad de las personas diagnosticadas con este tipo de carcinoma sienten estos síntomas en algún momento. Es bastante fácil de controlar con medicamentos.

ictericia
Ictericia
- Ictericia. La ictericia indica que el hígado no está funcionando correctamente o que existe una obstrucción en el sistema biliar. Los síntomas de ictericia pueden incluir: coloración amarillenta de la piel y la esclerótica de los ojos, picazón severa en algunas personas, orina oscura y deposiciones pálidas. La ictericia es debida a una acumulación de sales biliares en la sangre. Si el cáncer ha bloqueado la vía biliar, la bilis no puede drenar hacia el duodeno como lo haría normalmente. Así que las sales biliares se acumulan en los tejidos corporales y la sangre. Las sales biliares hacen que la piel y la parte blanca de los ojos se vean de color amarillo. En la piel, producen picor (los médicos lo llaman prurito). Y también hacen la orina más oscura de lo normal. Debido a que la bilis no está pasando a los intestinos, las heces serán mucho más pálidas de lo normal. Casi la mitad de las personas diagnosticadas con cáncer de vesícula biliar tienen ictericia. Esto es a menudo una señal de que el cáncer está en sus últimas etapas. Pero la ictericia no siempre significa que se tenga cáncer. Una infección viral del hígado (hepatitis) es una causa mucho más común de ictericia que el cáncer de vesícula biliar.

- Agrandamiento de la vesícula biliar. Si el conducto biliar se bloquea, la vesícula biliar se llena con la bilis y se inflama y amplía. El médico puede ser capaz de sentir esto durante un examen físico, pero es más probable verlo en una ecografía.

- Otros síntomas. Otros síntomas menos comunes de tumor en la vesícula biliar son: pérdida del apetito (anorexia), pérdida de peso sin hacer dieta, e inflamación del abdomen (barriga).

El dolor abdominal es un signo de muchas enfermedades que son mucho más comunes que el cáncer de vesícula biliar, pero se debe consultar al médico.

¿Qué es la vesícula biliar?


vesicula biliar
Vesícula biliar
partes de la vesicula biliar
Partes de la vesícula biliar
La vesícula biliar es un saco pequeño, hueco y con forma de pera, que mide cerca de 8 cm de largo y 2,5 cm de ancho. Se encuentra debajo del hígado, en la parte superior derecha del abdomen. Dos tubos se conectan a la vesícula biliar, los conductos biliares pequeños y grandes que, juntos, forman el conducto biliar común. Los conductos de la vesícula biliar y las vías biliares forman el tracto biliar. También se les puede llamar árbol biliar o sistema biliar.

La vesícula biliar concentra y almacena la bilis. La bilis es un líquido producido por el hígado que está hecho de sales de colesterol, agua, bilirrubina y sales biliares. La bilirrubina es lo que le da a la bilis su color verdoso, y proviene de la descomposición de los glóbulos rojos.

La bilis ayuda a digerir (descomponer) las grasas en el intestino delgado. Cuando se comen alimentos ricos en grasas, éstas se descomponen (digieren) en el estómago y los intestinos. La bilis se libera desde el hígado y baja por las vías biliares directamente al intestino delgado. Sin embargo, la vesícula biliar no es un órgano esencial del cuerpo y se puede vivir sin vesícula biliar, por lo que después de su extracción se es capaz de digerir los alimentos.

Causas del cáncer de vesícula y factores de riesgo


No se conocen las causas exactas del cáncer de vesícula biliar. Se sabe que es un cáncer poco común en Europa, y que afecta más a mujeres que a hombres. Cerca de 7 de cada 10 casos diagnosticados se dan mujeres.

Edad

Al igual que con la mayoría de los cánceres, el cáncer biliar es más común en personas mayores que en jóvenes. Hay muy pocos casos en personas menores de 70 años de edad.

Cálculos biliares e inflamación de la vesícula

calculos biliares
Cálculos biliares
Los cálculos biliares y la inflamación de la vesícula biliar (colecistitis) son los factores de riesgo más comunes para el cáncer de vesícula biliar. Los cálculos biliares son masas duras, como pequeñas rocas, que se forman en la vesícula biliar. En su mayoría son de colesterol, mezclados con otras sustancias que se encuentran en la bilis. Aproximadamente 8 de cada 10 personas con cáncer de vesícula biliar (un 80%) tienen cálculos biliares o la vesícula biliar inflamada al momento del diagnóstico.

Un estudio ha demostrado que los antecedentes familiares de cálculos biliares duplican el riesgo de cáncer de vesícula biliar, y que las personas con antecedentes familiares de cálculos biliares que también sufren de dichos cálculos tienen casi 60 veces más riesgo de cáncer de vesícula biliar.

Sin embargo, los cálculos biliares son muy comunes, mientras que el cáncer de vesícula biliar es muy raro. La mayoría de las personas con una vesícula biliar inflamada o cálculos biliares no enferman de cáncer de vesícula biliar.

Antecedentes familiares de cáncer de vesícula biliar

vesicula de porcelana
Vesícula de porcelana
Los estudios demuestran que las personas con un pariente de primer grado con cáncer de vesícula biliar son cinco veces más propensos a desarrollar cáncer de vesícula biliar que las personas que no tienen una relación con él. Como el cáncer de vesícula biliar es tan raro, aunque el riesgo aumenta cinco veces, la probabilidad de contraerlo sigue siendo muy pequeña.

Un estudio ha observado el aumento del riesgo de cáncer en las personas que portan la mutación genética BRCA2. Esta mutación se sabe que aumenta el riesgo de cáncer de mama y de cáncer de ovario. También aumenta ligeramente el riesgo de cáncer de vesícula biliar y de conducto biliar.

Vesícula de porcelana

El término "vesícula de porcelana" se refiere a depósitos de calcio que se acumulan en la pared interior de la vesícula biliar. Este trastorno es un factor de riesgo, pero el cáncer de vesícula biliar es todavía muy poco frecuente en las personas que lo padecen. Si se tiene la vesícula biliar inflamada muchas veces también puede tener una vesícula de porcelana, por lo que su médico puede sugerir que se haga una cirugía para extraer la vesícula biliar.

Colangitis esclerosante primaria (CEP)

colangitis esclerosante
Colangitis esclerosante
La colangitis esclerosante primaria es un tipo de inflamación de los conductos biliares. Es un trastorno raro cuya causa no se conoce. Las personas que tienen esta enfermedad tienen un riesgo ligeramente mayor de desarrollar cáncer de vesícula biliar.

Tabaco y productos químicos

Los cigarrillos y algunos productos químicos industriales contienen nitrosaminas. Estos productos químicos pueden dañar el ADN y aumentar el riesgo de desarrollar cáncer. Las personas que fuman o que trabajan en la industria del metal o del caucho son más propensas a desarrollar cáncer de vesícula biliar.

Anormalidades del páncreas y las vías biliares

Algunas anomalías del páncreas y de las vías biliares incrementan el riesgo de contraer cáncer de la vesícula biliar, como por ejemplo los crecimientos a lo largo de la vía biliar (quistes de colédoco) y una anomalía de la unión entre el conducto biliar y el páncreas. Estos dos trastornos son muy raros y se nace con ellos. La mayoría de las personas que nacen con estas anomalías desarrollan síntomas en la infancia, pero algunos no tienen síntomas hasta la edad adulta. La mayoría de las personas con quistes de colédoco también tienen un cruce anormal de las vías biliares.

Los quistes de colédoco son sacos que se conectan al conducto biliar y se llenan de bilis. Su crecimiento es lento y pueden llegar a albergar hasta dos litros de bilis. Las células que recubren los alvéolos pueden ser anormales y ocasionalmente muestran cambios precancerosos. Tener este trastorno aumenta el riesgo de contraer cáncer de vesícula en el futuro.

La unión adhesiva pancreatobiliar es otra anormalidad que se produce donde el conducto biliar se une con el páncreas. Esto provoca que los jugos pancreáticos y enzimas puedan volver a subir hacia el conducto biliar común. Estos jugos digestivos irritan e inflaman la pared del conducto biliar. Con el tiempo, el conducto puede debilitarse. Los científicos aún no están seguros de si el aumento del riesgo de cáncer de vesícula biliar es debido a la irritación producida por los jugos pancreáticos o a que la bilis no puede fluir fácilmente a través de los conductos biliares.

Pólipos de la vesícula biliar

polipos en la vesicula biliar
Pólipos en la vesícula biliar
Estos pequeños tumores no son cancerosos. Se desarrollan en el revestimiento superficial de la vesícula biliar. Algunos pueden convertirse en cáncer pasado un largo período de tiempo. Cuanto mayor sea el pólipo, mayor es el riesgo de que se conviertan en cancerosos. Puede que le hagan una operación para extirpar la vesícula biliar si tiene un pólipo que es mayor que 1 centímetro (10 mm).

Obesidad

La obesidad puede aumentar el riesgo de muchos tipos de cáncer, incluyendo el cáncer de vesícula biliar. Obesidad significa que está un 40% sobre el peso máximo deseable para su estatura.

El exceso de peso provoca cambios en las hormonas en el cuerpo, especialmente en las mujeres. Este cambio en el equilibrio hormonal del cuerpo podría aumentar el riesgo de cáncer de vesícula biliar. Se ha estimado que más de uno de cada diez casos de cáncer de vesícula biliar en hombres y casi un tercio de los casos en mujeres se deben al exceso de peso.

Diabetes

Diversos estudios muestran que las personas con diabetes pueden tener un mayor riesgo de cáncer de vesícula biliar o de cáncer de la vía biliar, pero sólo produce un pequeño aumento en el riesgo.

Dieta

La dieta es un factor de riesgo difícil de probar y se necesita mucha más investigación antes de poder estar seguros de cómo afecta. Una dieta alta en carbohidratos y baja en fibra puede aumentar el riesgo de cáncer de vesícula biliar. Una dieta rica en frutas y hortalizas frescas parece reducir el riesgo de muchos tipos de cáncer, incluyendo el cáncer de vesícula biliar. Esto puede ser debido a que estos alimentos contienen altos niveles de las vitaminas antioxidantes A, C y E y otros productos químicos antioxidantes. Las vitaminas y otras sustancias en los alimentos frescos pueden ayudar a detener el daño a las células que recubren la vesícula biliar.

Raza

El riesgo de desarrollar cáncer de vesícula biliar es muy diferente para las personas que viven en diferentes partes del mundo, y para los diferentes grupos raciales. Por ejemplo, el norte de la India tiene la tasa más alta de cáncer de vesícula biliar del mundo. Otros países con tasas significativamente altas son Israel, Chile, Ecuador y Pakistán. En los Estados Unidos, la población negra e hispana tiene una mayor incidencia de cáncer de vesícula biliar que la población blanca. Los nativos americanos en el suroeste de EE.UU. son más propensos a desarrollar cáncer de vesícula biliar que en otras partes de los EE.UU. Otros países con una tasa más alta de cáncer de vesícula biliar son México, Bolivia, Corea y Japón. Las tasas más bajas se encuentran en Singapur y Nigeria.

Infecciones

La infección con la bacteria Salmonella puede aumentar el riesgo de cáncer de vesícula biliar en las personas que tienen cálculos biliares. Existe una fuerte evidencia de esto en Chile y el norte de la India. Unos pocos estudios muestran que la bacteria Helicobacter pylori también puede aumentar el riesgo de cáncer debido a cálculos biliares.

Algunas investigaciones sugieren que una infección pasada con la bacteria tifoidea puede significar una mayor propensión a desarrollar cáncer de vesícula que las personas que nunca han estado infectadas. Los médicos todavía analizan si se trata de un factor de riesgo importante.

Hormonas femeninas

Las mujeres que han aumentado su exposición a la hormona estrógeno pueden tener un mayor riesgo de cáncer de vesícula biliar. Por ejemplo, una mujer que ha tenido cinco o más embarazos está en mayor riesgo. También hay alguna evidencia de que la píldora anticonceptiva puede aumentar ligeramente el riesgo de cáncer de vesícula biliar.

Un estudio de investigación ha vinculado la hormona para la terapia de reemplazo hormonal (TRH) con el cáncer de vesícula biliar. Se sabe que el uso de terapia de reemplazo hormonal aumenta el riesgo de cálculos biliares. Algunos estudios iniciales muestran que las mujeres que toman HRT tienen cuatro veces más riesgo de cáncer de vesícula biliar. El riesgo aumenta con el uso prolongado de la TRH. Pero esto es sólo un trabajo de investigación.

Tipos de cáncer de vesícula biliar



Hay más de un tipo de cáncer de la vesícula biliar, debido a que hay muchos tipos diferentes de células en la vesícula biliar. Cualquiera de estos tipos de células podrían, en teoría, convertirse en cáncer.

El tipo de células a partir de las cuales se desarrolla el cáncer dentro de la vesícula biliar determina el tipo exacto de cáncer.

Más del 85% de cánceres de vesícula biliar son de tipo adenocarcinoma. Los otros tipos raros juntos representan alrededor del 15% de los casos.

Adenocarcinoma de vesícula

adenocarcinoma de vesicula biliar
Adenocarcinoma de vesícula biliar
Más del 85% cánceres de vesícula biliar (85%) son adenocarcinomas. Este tipo de cánceres se inicia en células de las glándulas, en el revestimiento de la vesícula biliar. Las células de la glándula normalmente producen moco (un líquido espeso). Hay tres tipos de adenocarcinomas de vesícula biliar: no papilar, papilar y mucinoso. Más del 75% de los cánceres de vesícula biliar son adenocarcinomas no papilares.

Sólo alrededor del 6% son adenocarcinomas papilares que se desarrollan en los tejidos que sujetan la vesícula biliar (tejido conectivo). Este tipo de cáncer de vesícula biliar es menos probable que se extienda hasta el hígado y se encuentra cerca de los ganglios linfáticos. Tiene un mejor pronóstico que la mayoría de otros tipos de cáncer de vesícula biliar.

En los adenocarcinomas mucinosos, las células cancerosas a menudo están en piscinas de moco, lo que da su nombre al carcinoma. Sólo alrededor del 1-2% de los cánceres de vesícula son adenocarcinomas mucinosos.

Cáncer de células escamosas de la vesícula biliar

cancer de celulas escamosas de la vesicula biliar
Cáncer de células escamosas de la vesícula
Los cánceres de células escamosas se desarrollan a partir del epitelio (piel), como las células que forman el revestimiento de la vesícula biliar, junto con las células de la glándula. Los médicos tratan estos tipos de cáncer de la misma manera que los adenocarcinomas.

Cáncer adenoescamoso de la vesícula biliar

Los carcinomas adenoescamosos son cánceres que tienen células cancerosas escamosas y glandulares (histología mixta).

Cáncer de células pequeñas de la vesícula biliar

Los carcinomas de células pequeñas también son llamados carcinomas de células de avena. Se llaman así porque las células cancerosas tienen forma de copos de avena.

Sarcoma de vesícula biliar

sarcoma de vesicula biliar
Sarcoma de vesícula biliar
El sarcoma es el nombre de un tipo de cáncer que afecta a los tejidos de soporte o protectores del cuerpo (también llamado tejidos conectivos). Los músculos, vasos sanguíneos y nervios son tejidos conectivos. Un cáncer que se origina en la capa muscular de la vesícula biliar es un sarcoma.

Tumor neuroendocrino de la vesícula biliar

Los tumores neuroendocrinos son cánceres poco comunes que crecen en los tejidos productores de hormonas, por lo general en el sistema digestivo. El tipo más común de tumor neuroendocrino se llama carcinoide.

Linfoma y melanoma de la vesícula biliar

Estos son tipos muy raros de cáncer de vesícula biliar.

Diagnóstico y pruebas del cáncer de vesícula biliar


Si padece alguno de los síntomas del cáncer de vesícula, el médico consultará su historial clínico y le hará diversas preguntas. Además, se realiza un examen físico en el que se palpa el abdomen y los ganglios linfáticos del cuello y la ingle. Después del examen, pueden hacerle más pruebas o bien derivarle a un gastroenterólogo (especialista en las enfermedades del sistema digestivo). Entre las pruebas del examen físico está la comprobación de la parte blanca de los ojos y la piel para detectar si se ven amarillentos (un signo de ictericia ).

Dependiendo de los resultados del examen, pueden realizarse las siguientes pruebas: análisis de sangre, ecografía, tomografía computarizada y biopsia.

Análisis de sangre

El análisis de sangre para el carcinoma biliar consiste principalmente en comprobar la función hepática. Es una serie de pruebas para comprobar si el hígado y la vesícula biliar están funcionando normalmente. Se incluye una prueba para un producto químico llamado bilirrubina. Una pequeña cantidad de bilirrubina en la sangre es perfectamente normal, pero un alto nivel por lo general significa que usted tiene un problema en la vesícula biliar o el hígado.

Exploración por ultrasonidos

Con el uso de ultrasonidos se pueden detectar un 50% de las neoplasias de vesícula biliar. Esta prueba usa ondas sonoras para crear imágenes de su cuerpo. Si hay un tumor en la vesícula, el médico puede ver si el cáncer se ha diseminado a la pared de la vesícula biliar.

El ultrasonido es completamente indoloro e inofensivo.

Tomografía computarizada

colangiopancreatografia retrograda endoscopica
CPRE
Las tomografías computarizadas del abdomen pueden mostrar si hay un tumor creciendo dentro de la vesícula biliar o fuera de la misma. También son útiles para ver si el cáncer se ha propagado hacia el conducto biliar común, a los ganglios linfáticos cercanos o al hígado.

Colangiopancreatografía retrógada endoscópica (CPRE)

En esta prueba se le introducirá un tubo largo y flexible mediante el cual es posible ver el interior del intestino delgado (duodeno) y tomar biopsias de cualquier crecimiento que parezca anormal. Esta prueba puede mostrar un estrechamiento u obstrucción de la vía biliar o del conducto pancreático, por lo que también puede ayudar con la planificación de la cirugía. Toda la prueba se realiza en un tiempo que va de 30 minutos a 2 horas.

Colangiopancreatografía por resonancia magnética (CPRM)

colangiopancreatografia por resonancia magnetica
CPRM
En esta prueba se utilizan señales de radio para mostrar imágenes detalladas del páncreas, la vesícula biliar y los conductos biliares. Los preparativos para esta prueba implican no comer ni beber nada 2 horas antes de realizarla (excepto si se le practica al mismo tiempo una CPRE, que serán de 4 a 5 horas sin tomar nada). La prueba se realiza acostado y sin moverse dentro de una máquina de resonancia magnética durante un máximo de 30 minutos. No es una prueba tan incómoda como la CPRE, por lo que no se necesitan analgésicos u otros fármacos. Tampoco necesitará tragar un colorante o tinte inyectado, como sucede con una tomografía computarizada.

Biopsia de vesícula biliar

Una biopsia implica retirar una muestra de tejido para examinarla bajo el microscopio. Esta es la única manera cierta de saber si hay cáncer o no. Si tiene la vesícula biliar inflamada o cálculos biliares, es posible que no necesite biopsia, ya que probablemente se le extraiga la vesícula biliar completa. Si necesita una biopsia, se puede hacer de diferentes maneras: por laparoscopia, durante la CPRE o por una aspiración con aguja fina.

Para la aspiración con aguja fina es necesario realizar una ecografía o una tomografía computarizada. El médico utiliza el análisis para guiar una aguja muy delgada a través de su piel hasta el hígado y la vesícula biliar. Una vez que la aguja está en el lugar correcto, el médico extrae una muestra de células del interior de la aguja y la envía al laboratorio para examinarla con un microscopio. Esta biopsia con aguja fina puede extraerse de los ganglios del hígado para determinar si el cáncer de vesícula biliar se ha diseminado. Para ello, el médico coloca la aguja en una de las grandes glándulas linfáticas y extrae el líquido (linfa), que se examina para detectar células cancerosas.

Después de una biopsia de la vesícula biliar tendrá que permanecer en el hospital durante unas horas o toda la noche, ya que existe riesgo de sangrado.

Los resultados de la biopsia no son inmediatos, sino que requieren de un tiempo para el análisis.

El área más común para la propagación del cáncer de vesícula biliar es el hígado, ya que está cerca de la vesícula biliar. El cáncer se disemina al hígado en aproximadamente un 80% de las personas. También se puede propagar a los ganglios linfáticos del abdomen. El fluido de los tejidos y órganos del cuerpo drena en los vasos linfáticos y pasa a través de los ganglios linfáticos a medida que circula alrededor del cuerpo en su camino de vuelta al torrente sanguíneo. Si las células cancerosas se han diseminado, pueden viajar a los ganglios linfáticos cercanos.

Resonancia magnética

Una resonancia magnética utiliza el magnetismo para construir una imagen del cuerpo. El tejido blando se muestra con mayor claridad en esta exploración que en una tomografía computarizada. No se puede hacer si tiene algún metal dentro de su cuerpo (por ejemplo, un marcapasos). La resonancia junto con colangiografía puede ser mejor que algunas otras pruebas para mostrar si el cáncer está bloqueando el flujo de la bilis. Una angiografía también puede mostrar si el cáncer ha crecido alrededor de la vena porta (la vena que lleva sangre al hígado desde el estómago y los intestinos). La resonancia magnética puede ayudar también a mostrar si un tumor está sólo en la vesícula biliar o si se ha extendido al hígado.

Ecografía endoscópica

Una ecografía endoscópica utiliza un endoscopio y un ecógrafo. Es similar a una endoscopia, pero se utiliza una sonda de ultrasonidos unida al tubo de endoscopio. Esta prueba puede ayudar a los médicos a determinar la etapa en la que se encuentra el cáncer de vesícula. También ayuda a mostrar si el cáncer ha crecido hacia la pared de la vesícula biliar o se ha diseminado al hígado, lo que ayuda a planificar la cirugía.

Colangiografía

colangiografia
Colangiografía
La colangiografía permite examinar los conductos biliares mediante el uso de colorante y rayos-X. El colorante (medio de contraste) dentro del tracto biliar ayuda a mostrar más claramente la radiografía. Esto se hace mientras se le practica una endoscopia. Un endoscopio es un tubo con una cámara y una luz que el médico utiliza para mirar dentro de su cuerpo. En este caso, el tubo de endoscopia entra en su boca hasta el estómago y parte del intestino delgado (duodeno). El médico puede ver dónde va el colorante a través de una pantalla. La enfermera o el médico inyectará el medio de contraste y le pedirá que contenga la respiración para luego, al exhalar, inyectarle el tinte. Puede notar una sensación de presión o inflamación en la parte superior derecha de la espalda, que es incómoda pero sólo dura un tiempo breve. Las manos y los pies pueden sentirse entumecidos durante el procedimiento, que en general lleva alrededor de 30 a 60 minutos.

El tinte da una imagen muy clara en la radiografía. Con ella, el médico debe ser capaz de ver si hay un tumor en la vesícula biliar, o si el conducto biliar se bloquea. Si es así, pueden ponerle un pequeño tubo llamado stent para permitir que la bilis drene hacia fuera del cuerpo en una bolsa de drenaje. Esto aliviará cualquier síntoma de ictericia que tenga. También impide que la bilis se escape de la vesícula biliar inflamada y cause una infección grave. Tendrá que permanecer en el hospital hasta que puedan hacerle una operación para colocar un stent interno, que es un tubo que va dentro de la vía biliar y permite que la bilis drene en el intestino como lo haría normalmente.

Si no hay obstrucción de los conductos biliares permanecerá en la cama de reposo durante unas 4 horas. Su médico le pedirá que se acueste sobre el lado en que fue inyectado, porque esto ayuda a detener el sangrado y las fugas de bilis. Después será enviado a casa. Si su temperatura sube (más de 38,5 grados C) o tiene un dolor que no desaparece, es posible que tenga una fuga biliar o una infección, y debe ponerse en contacto con el hospital.

Laparoscopia

laparoscopia de vesícula biliar
Laparoscopia de vesícula biliar
colecistectomia laparoscopica
Colecistectomía laparoscópica
Un laparoscopio es un tubo con una cámara y una luz. Su médico puede hacer pequeñas incisiones (cortes) en su barriga (abdomen) y empujar el tubo hasta el interior. El laparoscopio permite al cirujano visualizar directamente la vesícula biliar. La laparoscopia puede ayudar a planificar la cirugía u otros tratamientos. Este examen se realiza bajo anestesia general, por lo que tendrá que permanecer en el hospital durante la noche. Posteriormente, quedarán solo una o más heridas pequeñas, con un par de puntos en cada una. Durante la laparoscopia, el médico puede tomar pequeños trozos de tejido (biopsias) de la vesícula biliar para examinar si hay células cancerosas.

Si tiene cálculos biliares o la vesícula biliar inflamada, el cirujano puede extirpar la vesícula biliar durante una laparoscopia. Una operación para extirpar la vesícula biliar se llama colecistectomía (en esto caso una colecistectomía laparoscópica). Una de las ventajas de la cirugía laparoscópica es que con ella la recuperación es mucho más rápida de lo normal.

Tratamiento para el cáncer de vesícula biliar


La cirugía es el tratamiento principal para el cáncer de vesícula biliar, aunque puede recibir otros tratamientos como quimioterapia y radioterapia.

Cirugía de vesícula biliar

Después de ser diagnosticado de cáncer de vesícula biliar, el especialista realizará pruebas para ver si es posible eliminar el cáncer. Si es así, es posible hacer cirugía, siempre y cuando su estado físico sea bueno para la operación. Hay diferentes operaciones para el cáncer de la vesícula biliar. La principal consiste en extirpar la vesícula biliar (una colecistectomía). Pero la operación variará dependiendo de la ubicación del cáncer y de si se ha diseminado a los tejidos circundantes, al hígado o a otros órganos del cuerpo.

Si se le practica una cirugía, se examinará la vesícula biliar y el área circundante durante la operación. El cirujano tendrá que eliminar algunos de los ganglios linfáticos del área alrededor de la vesícula biliar (esto se llama linfadenectomía). Se hace para comprobar si las células cancerosas se han separado del tumor principal. El cirujano envía los ganglios linfáticos al laboratorio y allí se comprueban. Esto ayuda al especialista a determinar la etapa en la que está el cáncer, decidiendo así el mejor tratamiento.

Extracción de los ganglios linfáticos

Es posible que necesite una segunda operación para extirpar los ganglios linfáticos que contienen células cancerosas. Esto puede ayudar a reducir el riesgo de que el cáncer regrese en el futuro. Los sitios donde el cirujano introduce los instrumentos se llaman sitios portuarios. Esta extirpación es para reducir el riesgo de dejar las células de cáncer en estas áreas.

Radioterapia en la vesícula biliar

Después de la cirugía es posible hacer una radioterapia para tratar de matar cualquier célula cancerosa que pueda haber quedado. Esto se conoce como radioterapia adyuvante. Dado que el cáncer de vesícula biliar es raro, no hay suficientes ensayos clínicos para demostrar si ayuda a detener el cáncer. Algunos estudios parecen sugerir que podría ayudar.

Los médicos también usan la radioterapia para el tratamiento de los síntomas del cáncer de vesícula biliar avanzado. Es la llamada radioterapia paliativa. El tumor puede estar bloqueando el conducto biliar, causando ictericia o presionando sobre los nervios, causando dolor. El tratamiento puede reducir el cáncer por un tiempo y aliviar los síntomas.

Quimioterapia en la vesícula biliar

Cuando el cáncer vuelve a aparecer después de la cirugía es posible que le realicen un tratamiento de quimioterapia, que también puede aliviar los síntomas y hacer más lento el crecimiento del tumor. No hay suficientes evidencias para determinar si la quimioterapia ayuda a vivir más tiempo en el caso de cáncer de vesícula.