Contenidos

Versão em português


También de interés


Publicidad


Síntomas de cáncer de glándulas salivales

Señales comunes de tumor de parótidas, información sobre los primeros signos que tiene el carcinoma salival y la neoplasia en la glándula salivar.

Los síntomas del cáncer de glándulas salivales suelen estar relacionados con el agrandamiento de la glándula salival, lo que puede afectar a otras estructuras. También puede no causar ningún síntoma. A veces se encuentra durante un examen regular de revisión dental o física.

El primer síntoma de cáncer de glándulas salivales puede ser una hinchazón, generalmente indolora, en una de las glándulas salivares (en frente de las orejas, debajo de la barbilla, o en el suelo de la boca). El tamaño de la hinchazón aumenta gradualmente.


Los síntomas más comunes son:

- Cambios en la simetría de la cara.
- Dificultad para mover un lado de la cara, conocida como parálisis del nervio facial.
- Dificultad para comer o tragar.
- Dificultad para abrir la boca con amplitud.
- Drenaje o secreción de líquido desde el oído.
- Dolor, entumecimiento o debilidad en la cara.
- Hinchazón o bulto en la mejilla, la mandíbula, la boca o el cuello.

El cáncer de glándulas salivales es una enfermedad grave. Busque atención médica inmediata si usted, o alguien con quien esté, tiene alguno de estos síntomas:

- Alteraciones faciales.
- Dificultad para comer, tragar o abrir la boca.
- Adormecimiento o debilidad en la cara.
- Dolor persistente en la cara.
- Inflamación o abultamiento en las mejillas, la mandíbula, la boca o el cuello, que no desaparece en una semana o dos.

Cáncer de glándulas salivales
El cáncer de glándula salival es poco común, por lo que los médicos no recomiendan pruebas para una detección precoz a menos que una persona tenga síntomas. Sin embargo, debido a su ubicación, en muchos casos, el cáncer de glándulas salivales se puede encontrar en una fase temprana. A menudo, los pacientes, sus dentistas, o sus médicos notan una masa o bulto en una de las glándulas salivales (por lo general en los lados de la cara o en la boca). La comprobación de las glándulas salivales en busca de tumores es, a menudo, parte de la rutina de los chequeos generales médicos y dentales.

Estar alerta a ciertos síntomas y no ignorarlos podría ayudar a detectar el cáncer de glándula salival en una fase temprana, haciendo más probable que el tratamiento sea eficaz.

Los síntomas causados ​​por el cáncer de glándulas salivales también pueden ser causados por otras enfermedades.

QUÉ ES EL CÁNCER DE GLÁNDULAS SALIVALES


glandulas salivales
Glándulas salivales
El cáncer de glándulas salivales es un tumor maligno que comienza en las células de una glándula salival. Las glándulas salivales producen un líquido llamado saliva que ayuda a digerir los alimentos y a proteger la boca y la garganta de las infecciones. Hay 3 pares de glándulas salivales mayores. Las glándulas parótidas están en frente de cada oreja, a cada lado de la cara. Las glándulas submandibulares se encuentran detrás de la mandíbula inferior, justo debajo de la lengua. Las glándulas sublinguales están debajo de la lengua, en el suelo de la boca. También hay cientos de pequeñas glándulas salivales menores en las vías respiratorias superiores y el tracto digestivo.

Los cambios en las células de una glándula salival pueden producir tumores no cancerosos o benignos, como el adenoma pleomorfo (también llamado tumor mixto benigno) o el cistoadenoma papilar linfomatoso (también llamado tumor de Warthin).

En algunos casos, los cambios en las células de las glándulas salivales pueden causar cáncer. El carcinoma mucoepidermoide es el tipo más común de cáncer de la glándula salival. Generalmente se desarrolla en la glándula parótida. El carcinoma adenoide quístico es el segundo tipo más común de cáncer de glándulas salivales. Generalmente se desarrolla en una glándula salival menor. Otros tipos de cáncer también se pueden desarrollar en las glándulas salivales, incluyendo el carcinoma de células acinares y el carcinoma del conducto salival. También se pueden desarrollar tipos muy raros de cáncer de glándulas salivales como los tumores malignos mixtos, el adenocarcinoma ex-pleomórfico y el adenocarcinoma polimorfo de bajo grado.

Los tumores de las glándulas salivales se producen con mayor frecuencia en la glándula parótida, pero estos tumores son generalmente benignos. Los tumores que se desarrollan en las glándulas submandibulares y las glándulas salivales menores son más propensos a ser malignos.

TUMORES BENIGNOS DE LAS GLÁNDULAS SALIVALES


Hay diferentes tumores benignos de las glándulas salivales:

Adenoma pleomorfo

adenoma pleomorfo de glandula parotida
Adenoma pleomórfico de parótida
El adenoma pleomorfo (tumor mixto benigno) es el tipo más común de tumor benigno de las glándulas salivales. Constituyen más de la mitad de todos los tumores de las glándulas salivales. La mayoría de los adenomas pleomórficos se producen en la glándula parótida y alrededor de un tercio se producen en la glándula submandibular. Son una masa de crecimiento lento que muy a menudo está presente antes del diagnóstico. Los adenomas pleomórficos son más comunes en mujeres de 40-60 años de edad. Se presentan comúnmente como una inflamación indolora y suave de la parótida, o de las glándulas sublinguales o submandibulares. El tratamiento es una lobectomía superficial. Si un adenoma pleomórfico no se extirpa quirúrgicamente, hay un pequeño riesgo de que pueda convertirse en un carcinoma maligno llamado adenoma ex pleomórfico.

Cistoadenoma papilar linfomatoso

cistoadenoma papilar linfomatoso
Cistoadenoma papilar linfomatoso
El cistoadenoma papilar linfomatoso (o tumor de Warthin) es el segundo tipo más común de tumor benigno de la glándula salival. Se presenta principalmente en la glándula parótida y rara vez en las glándulas salivales submandibulares o menores. Los tumores de Warthin ocurren con mayor frecuencia en hombres de 40-70 años de edad. Existe un mayor riesgo en los fumadores de tabaco. Los tumores pueden ocurrir en las glándulas de ambos lados de la cara (bilaterales). Los signos y síntomas generales incluyen una hinchazón dolorosa de la parótida, o de las glándulas sublinguales o submandibulares.

Adenoma monomórfico

adenoma monomorfico
Adenoma monomórfico
Los adenomas monomórficos son un grupo de tumores benignos de las glándulas salivales. Son de crecimiento lento y se consideran el tipo menos agresivo de tumor de la glándula salival. Son menos comunes que los adenomas pleomórficos. Hay varios tipos de adenomas monomórficos:

adenoma de celulas basales
Adenoma de células basales
- Adenoma de células basales. Es la variedad más común de adenoma monomórfico. Por lo general ocurre en personas mayores. Se puede retirar por medio de cirugía (escisión). Ocurren con mayor frecuencia en las glándulas salivales menores, generalmente en el labio superior. No debe confundirse con un carcinoma de células basales de la piel que se ha diseminado (metástasis) a los ganglios linfáticos de las parótidas.

oncocitoma
Oncocitoma de parótida
- Oncocitoma. Es un tumor de crecimiento lento que se encuentra con más frecuencia en las personas mayores. Este tumor se produce con mayor frecuencia en la glándula parótida, con menos frecuencia en la glándula submandibular y rara vez en las glándulas salivales menores.

- Adenoma canalicular. Es un tumor de la glándula salival poco común que se produce con más frecuencia en el labio superior. En raras ocasiones, el adenoma canalicular puede ocurrir como una lesión multifocal.

- Adenoma sebáceo. Es un tumor que rara vez ocurre en la cavidad oral. Normalmente no regresa después de la extirpación quirúrgica.

- Linfadenoma sebáceo. Es un tumor poco común que puede ocurrir en las glándulas parótidas de ambos lados de la cara (bilateral). Rara vez se convierte en un tumor maligno.

Mioepitelioma

El mioepitelioma es un tumor raro de la glándula parótida. No hay factores de riesgo conocidos para desarrollar mioepitelioma. Los signos y síntomas pueden incluir hinchazón dolorosa de la glándula parótida.

Cistadenoma

El cistadenoma es un tumor raro de la glándula salival menor. Los signos y síntomas de pueden incluir hinchazón indolora de una de las glándulas salivales.

Papiloma ductal

El papiloma ductal es un tumor poco frecuente de las glándulas salivales menores. Comienza en el sistema de conductos de las glándulas salivales. Los signos y síntomas pueden incluir hinchazón dolorosa de las glándulas salivales menores.

Lesión benigna linfoepitelial

lesion linfoepitelial benigna
Lesión linfoepitelial
Los tumores benignos linfoepiteliales (o tumores de Godwin) representan alrededor del 5% de las lesiones benignas. El tumor puede ocurrir en ambos lados de la cara (bilateral) y es más común en las mujeres.

Sialoblastoma

El sialoblastoma es un tumor poco frecuente que ocurre en los bebés (congénito). Hay muy pocos casos. Esta afección afecta a la glándula parótida o a la glándula submandibular. Puede ser extirpado quirúrgicamente.

TUMORES MALIGNOS DE LAS GLÁNDULAS SALIVALES


La principal característica que distingue a los tumores cancerosos de las glándulas salivales es su naturaleza infiltrante y su tendencia a extenderse a los ganglios linfáticos.

La localización más frecuente de estos tumores es la glándula parótida, seguida por la glándula submandibular. Los tumores de las glándulas sublinguales y las glándulas salivales menores son infrecuentes. El paladar es el lugar más común para los tumores de glándulas salivales menores.

Aunque más de la mitad de todos los tumores de la glándula salival son benignos, la tasa de malignidad varía según el lugar de la boca. Son malignos el 20-25% de los tumores de la parótida, el 35-40% de los tumores submandibulares, el 50% de los tumores del paladar y más del 90% de los tumores de la glándula sublingual.

Carcinoma mucoepidermoide

carcinoma mucoepidermoide
Carcinoma mucoepidermoide
El carcinoma mucoepidermoide es el tumor maligno más común de las glándulas salivales mayores y menores. En las glándulas salivales mayores, los tumores se desarrollan con mayor frecuencia en la glándula parótida. El labio es el sitio más común para los tumores de las glándulas salivales menores.

La exposición a la radiación ionizante parece aumentar el riesgo de desarrollar este tipo de cáncer.

La mayoría de las personas se presentan con una masa indolora. Sin embargo, los síntomas pueden incluir dolor, secreción del oído en el mismo lado del bulto, dificultad para hablar, dificultad para abrir la mandíbula (trismo), entumecimiento facial y debilidad (parálisis facial).

Los tumores pueden ser de grado bajo, intermedio o alto.

Carcinoma adenoide quístico

carcinoma adenoide quistico
Carcinoma adenoide quistico
El carcinoma adenoide quístico también se conoce como cilindroma. Es el segundo tumor maligno de la glándula salival más frecuente. Por lo general es un tumor de crecimiento lento pero agresivo, con una alta tasa de recurrencia. Ocurren con mayor frecuencia entre las edades de 40 y 60 años. Se desarrollan como un tumor de crecimiento lento delante de la oreja o en la zona submandibular.

El dolor y la parálisis facial son comunes, ya que estos tumores tienden a invadir los nervios. Aunque el tumor es de crecimiento lento, la supervivencia a largo plazo es pequeña. Las personas con carcinoma adenoide quístico a menudo tienen recurrencias, que pueden aparecer muchos años después del tratamiento.

Adenocarcinoma de glándulas salivales

Hay muchos tipos de adenocarcinomas de la glándula salival, incluyendo:

carcinoma de celulas acinares
Carcinoma de celulas acinares
- Carcinoma de células acinares. También se conoce como adenocarcinoma de células acinares. Por lo general es un tumor de crecimiento lento. La mayoría de los carcinomas de células acinares se presentan en la glándula parótida. Estos tumores son más frecuentes en las mujeres que en los hombres. El principal síntoma es un bulto de crecimiento lento en la zona de la parótida. Las personas se quejan de dolor en más de un tercio de los casos.

adenocarcinoma polimorfico de bajo grado
Adenocarcinoma polimorfico de bajo grado
- Adenocarcinoma polimorfo de bajo grado. Estos tumores ocurren con mayor frecuencia en las glándulas salivales menores. Normalmente son de crecimiento lento, pero tienden a diseminarse hasta el tejido y los nervios cercanos. Ocurren con mayor frecuencia en personas entre las edades de 50 y 70 años. Son más frecuentes en mujeres que en hombres. Se dan con más frecuencia en el paladar blando o duro de la boca.

- Adenocarcinoma no especificado. Son adenocarcinomas que no encajan en ninguno de los otros tipos. Estos tumores se presentan con mayor frecuencia en ambas glándulas salivales mayores, especialmente en la glándula parótida y en las glándulas salivales menores. Pueden ser de cualquier grado. En general aparecen como un bulto sólido e indoloro.

Muchos tipos de adenocarcinomas de las glándulas salivales son bastante raros. Por ejemplo:

adenocarcinoma de celulas basales
Adenocarcinoma de células basales
- Adenocarcinoma de células basales. Es un tumor poco frecuente de bajo grado. También se conoce como carcinoma basaloide salival, carcinoma adenoma monomórfico ex, adenoma de células basales malignas, tumor maligno de células basales y carcinoma de células basales. Casi todos se presentan en la glándula parótida. La edad media de las personas que desarrollan adenocarcinoma de células basales es de unos 60 años. Por lo general, el único síntoma es un bulto o hinchazón de la glándula parótida. Estos son tumores de crecimiento lento; sin embargo, se pueden extender hacia el tejido circundante y volver a aparecer. Algunas veces se extienden a otras partes del cuerpo.

- Adenocarcinoma de células claras (carcinoma de células claras). Es un tumor muy poco frecuente y de bajo grado. Tiende a ocurrir en las glándulas salivales menores. Muchas veces el único síntoma es un bulto o hinchazón.

- Cistoadenocarcinoma (cistoadenoma papilar maligno o adenocarcinoma papilar). Es un tumor raro de bajo grado. Los hombres y las mujeres se ven afectados por igual. La mayoría de cistadenocarcinomas se producen en las glándulas salivales mayores, con mayor frecuencia en la glándula parótida. El síntoma más común es un bulto o hinchazón sin dolor.

- Adenocarcinoma sebáceo. Es un tumor de grado intermedio muy poco frecuente. La mayoría se desarrollan en la glándula parótida. Las personas a menudo tienen hinchazón o dolor. Pocas personas tienen parálisis facial.

- Linfadenocarcinoma sebáceo. Es también un tipo muy raro de adenocarcinoma de glándula salival. La mayor parte de los casos reportados de linfadenocarcinoma sebáceo ocurrieron en o alrededor de la glándula parótida. Parece ser un tumor de bajo grado.

- Carcinoma oncocítico (adenocarcinoma oncocítico). Es un tumor raro de alto grado. Ocurre con mayor frecuencia en la glándula parótida. Alrededor de un tercio de las personas con carcinoma oncocítico desarrollan dolor o parálisis.

carcinoma de conductos salivales
Carcinoma de conductos salivales
- Carcinoma de los conductos salivales (adenocarcinoma de los conductos salivales). Es un tumor poco frecuente, generalmente de alto grado. Sin embargo, también se ha informado de un tipo de bajo grado. La mayor parte del tiempo, el tumor se desarrolla en la glándula parótida. Los hombres son más afectados que las mujeres. La inflamación de la glándula parótida es el signo más común de carcinoma del conducto salival. La parálisis facial se presenta en aproximadamente una cuarta parte de las personas con este tipo de tumor de la glándula salival.

- Adenocarcinoma mucinoso. Es un tumor raro de bajo grado, a menudo de las glándulas salivales. La mayoría de estos tumores se presentan en la glándula submandibular. Tienden a estar asociados con dolor sordo y sensibilidad.

Tumores mixtos

Hay 3 tipos de tumores malignos mixtos:

adenoma pleomorfico ex
Adenoma pleomorfico ex
- Carcinoma ex adenoma pleomorfo. Se desarrolla a partir de un adenoma pleomórfico benigno. Es el tipo más común de tumor mixto y el sexto tipo más común de cáncer de glándula salival mayor. La mayoría se presentan en las glándulas salivales mayores como una masa indolora. Alrededor de un tercio de las personas tienen una parálisis facial. Una muestra de este tumor contendrá generalmente tejido benigno.

carcinosarcoma
Carcinosarcoma
- Carcinosarcoma. Es un tumor muy raro compuesto tanto de carcinoma como de sarcoma (un tipo de cáncer que se desarrolla en el tejido conjuntivo o de sostén del cuerpo, tal como cartílago, tejido fibroso, músculo o hueso). La mayoría de estos tumores se presentan en las glándulas salivales mayores. El carcinosarcoma es un tumor agresivo, de alto grado.

- Tumor mixto metastásico. Es un tipo muy raro de tumor de la glándula salival. Este tipo de tumor parece ser benigno, pero puede propagarse (metástasis) a otras partes del cuerpo. La mayoría se desarrollan en las glándulas salivales mayores. Pueden aparecer tumores recurrentes en más de un sitio y ocurrir muchos años después.

Carcinomas raros

Hay otros carcinomas raros de las glándulas salivales:

- Linfomas. La mayoría de los linfomas de las glándulas salivales son linfomas no Hodgkin, de un tipo llamado tejido linfoide asociado a la mucosa o linfoma MALT.

- Tumores mesenquimales. Representan sólo un número muy pequeño de los cánceres de las glándulas salivales. Se producen principalmente en las glándulas salivales mayores. Son los siguientes: schwannoma maligno, hemangiopericitoma, histiocitoma fibroso maligno, rabdomiosarcoma y fibrosarcoma.

Tumores secundarios malignos

Los cánceres más comunes que se diseminan (metastatizan) a las glándulas salivales mayores son el carcinoma de células escamosas y el melanoma de cabeza y cuello. Estos tipos de cáncer generalmente se propagan a través del sistema linfático a las glándulas salivales. Los cánceres de pulmón, de riñón y de mama muy rara vez se extienden a las glándulas salivales a través del torrente sanguíneo.