Contenidos

Versão em português


También de interés


Redes sociales




Síntomas de cáncer de pulmón

Señales iniciales frecuentes de tumor pulmonar, signos típicos de carcinoma avanzado y terminal, quistes y pólipos en adultos y niños.

Una de las razones por las que el cáncer de pulmón es tan mortal es que, por lo general, no causa síntomas hasta que la enfermedad ha avanzado y se ha propagado. Sin embargo, en un porcentaje bastante grande de pacientes puede haber síntomas sutiles que son ignorados o malinterpretados. Al prestar atención a los síntomas de cáncer de pulmón y tomar medidas de manera oportuna, el diagnóstico y el tratamiento pueden comenzar antes y permite que el cáncer de pulmón tenga un mejor pronóstico.

La presencia de cualquier síntoma debe llevar al paciente a buscar atención médica. La investigación se inicia con una radiografía de tórax, una tomografía computerizada o una resonancia magnética. Los tratamientos más comunes son la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia.

Dado que el cáncer de pulmón es el más común en los fumadores, a menudo es difícil para los pacientes reconocer los síntomas, ya que se producen en la parte superior del pulmón y cuando se fuma son frecuentes los problemas respiratorios y pulmonares.

Los síntomas y signos que pueden sugerir cáncer de pulmón incluyen:

Síntomas de cáncer de pulmón
- Tos.
- Pérdida de peso.
- Disnea (dificultad para respirar).
- Dolor de pecho.
- Hemoptisis (tos con sangre).
- Dolor de huesos.
- Acropaquia.
- Fiebre.
- Fatiga.
- Obstrucción de la vena cava superior.
- Disfagia (dificultad para tragar).
- Sibilancias.

Si el cáncer crece en la vía aérea, puede obstruir el flujo de aire, causando dificultades respiratorias. La obstrucción puede conducir a la acumulación de secreciones y predispone a la neumonía.

Los síntomas del cáncer de pulmón se pueden dividir en tres tipos principales: síntomas causados por el propio tumor, síntomas locales causados ​​por la propagación al pulmón y síntomas causados ​​por metástasis generalizada.

Tabla 1 - Síntomas del cáncer de pulmón
Ubicación del cáncer Síntomas
Tumor primario
  • Dolor en el pecho (aumenta con la respiración en algunos casos).
  • Tos (algunas veces con sangre).
  • Líquido en los pulmones (derrame pleural).
  • Neumonía (a menudo casos recurrentes).
  • Dificultad de respirar
  • Sibilancias.
Diseminación local del tumor
  • Cambios en la voz (ronquera).
  • Cambios en la dilatación de la pupila.
  • Dificultad para tragar.
  • Sonido extraño al respirar (a veces llamado estridor).
  • Acumulación de líquido en los pulmones.
Diseminación a distancia del tumor
  • Debilidad y/o entumecimiento.
  • Dificultad para caminar.
  • Dolor en los huesos.
  • Problemas visuales.
  • Cualquier problema neurológico que no tiene otra causa.


Los pulmones son parte del sistema respiratorio. Se encuentran en el pecho, uno a cada lado del corazón. El pulmón derecho tiene tres partes principales llamadas lóbulos. El pulmón izquierdo es un poco más pequeño y tiene dos lóbulos. Los pulmones están amortiguados y protegidos por una cubierta delgada llamada pleura.

Hay diferentes tipos de cáncer de pulmón. Los dos más comunes son:

- Cáncer de pulmón de células pequeñas (aproximadamente el 80% de los casos), también llamado microcítico.
- Cáncer de pulmón de células no pequeñas.

El principal factor de riesgo para el cáncer de pulmón es el tabaco, con un 90% de los casos existentes. Su incidencia es mayor entre los fumadores, especialmente en los varones. Sin embargo, hay un número cada vez mayor de casos entre las mujeres. La prevención más eficaz es dejar de fumar.

Los síntomas son más fácilmente reconocibles en los pacientes que han sufrido exposición a productos químicos como el asbesto, el arsénico, el radón, el cromo, el cadmio, sustancias que se encuentran principalmente en el entorno laboral.

Dependiendo del tipo de tumor, los conocidos como fenómenos paraneoplásicos pueden llamar inicialmente la atención sobre la enfermedad. En el cáncer de pulmón, estos fenómenos pueden incluir el síndrome miasténico de Lambert-Eaton (debilidad muscular debida a auto-anticuerpos), hipercalcemia, y síndrome de secreción inadecuada de hormona antidiurética (SIADH).

Los cánceres de pulmón de células pequeñas son unos de los tipos principales de cáncer de pulmón, que comprenden aproximadamente el 15% de todos los casos, y son bien conocidos por causar síndromes paraneoplásicos. Estos síndromes pueden causar una serie de síntomas extraños y aparentemente dispares. Si bien son más comunes en los de células pequeñas, cualquier tipo de cáncer de pulmón puede causar un síndrome paraneoplásico. Cuando se producen por cáncer de pulmón por lo general indican que la enfermedad está avanzada.

Tabla 2 - Síndromes paraneoplásicos asociados con el cáncer de pulmón
Síndrome paraneoplásico Definición / Síntomas
Hipercalcemia
  • Niveles elevados de calcio en la sangre.
  • Náuseas, vómitos, estreñimiento.
  • Cálculos renales, dolor en el costado.
  • Espasmos, debilidad muscular.
SIADH
  • Síndrome de secreción de hormona antidiurética inapropiada.
  • Sodio bajo en la sangre.
  • Pérdida de apetito, náuseas, vómitos.
  • Dolores de cabeza, visión borrosa, confusión.
  • Calambres, debilidad muscular.
Síndrome de Cushing
  • Hormona adrenocorticotropa (ACTH) elevada.
  • Hinchazón facial.
  • Grasa alrededor de la espalda superior, cuello y abdomen.
  • Líneas de color púrpura en el abdomen (estrías).
Síndrome de Lambert-Eaton
  • Los nervios no liberan neurotransmisores en los músculos.
  • Debilidad muscular.
  • Dificultad para masticar, tragar, hablar, subir escaleras.
  • Mantenerse más tiempo sentado.


Los tumores en la parte superior (ápice) del pulmón, conocidos como tumores de Pancoast, pueden invadir la parte local del sistema nervioso simpático, lo que conduce al síndrome de Horner, así como a daños en el plexo braquial.

Muchos de los síntomas del cáncer de pulmón (falta de apetito, pérdida de peso, fiebre, fatiga) son inespecíficos. En muchos pacientes, el cáncer ya se ha diseminado más allá del sitio original cuando tienen los síntomas y buscan atención médica.

Los sitios más comunes de metástasis son el cerebro, los huesos, las glándulas suprarrenales, el pulmón contralateral (opuesto), el hígado, el pericardio y los riñones.

Aproximadamente el 10% de las personas con cáncer de pulmón no tienen síntomas al momento del diagnóstico. Este tipo de cánceres suelen encontrarse en una radiografía de tórax rutinaria.

El cáncer de pulmón de células no pequeñas por lo general comienza en las células glandulares de la parte externa del pulmón. Este tipo de cáncer se denomina adenocarcinoma pulmonar. El cáncer de pulmón no microcítico también puede comenzar en unas células planas y delgadas llamadas células escamosas. Estas células se alinean con los bronquios, que son grandes tubos o vías respiratorias que se ramifican desde la tráquea. Este tipo de cáncer se llama carcinoma de células escamosas de pulmón. El carcinoma de células grandes es otro tipo de cáncer de pulmón de células no pequeñas, pero menos común. También hay varios tipos raros de cáncer de pulmón de células no pequeñas como el sarcoma y el carcinoma sarcomatoide.

El cáncer de pulmón de células pequeñas por lo general comienza en las células que recubren los bronquios en el centro de los pulmones. Los principales tipos de cáncer de pulmón de células pequeñas son el carcinoma de células pequeñas y el carcinoma de células pequeñas combinado (tumor mixto con células escamosas o glandulares).

Otros tipos de cáncer se pueden diseminar a los pulmones, pero no es la misma enfermedad que el cáncer de pulmón primario. El cáncer que comienza en otra parte del cuerpo y se extiende al pulmón se llama metástasis de pulmón. Su tratamiento no es el mismo que el del cáncer de pulmón primario.

Un tipo raro de cáncer llamado mesotelioma pleural se suele confundir a menudo con un cáncer de pulmón. El mesotelioma pleural se inicia en la pleura que cubre el pulmón y es muy diferente del cáncer que comienza en el pulmón.

TUMORES BENIGNOS DEL PULMÓN


Los tumores benignos de pulmón son raros y pueden ser de varios tipos:

- Hamartoma. Es el tipo más común de tumor pulmonar benigno. Se compone de un crecimiento excesivo de células que se parecen a los cartílagos. Puede aumentar lentamente de tamaño, pero por lo general no causa síntomas.

- Papiloma. Un papiloma es un tumor benigno que crece hacia el exterior desde la superficie de los tejidos. El tipo más común de papiloma se compone de células escamosas. Los papilomas tienden a crecer en los bronquios y pueden causar síntomas cuando bloquean el flujo de aire.

- Adenoma pulmonar. En el pulmón pueden ocurrir varios tipos de adenomas que se clasifican según el tipo de células en que se originan: adenoma alveolar y adenoma pleomórfico. Los adenomas son muy raros.

- Leiomioma. Este tumor benigno se compone de células musculares lisas.

La mayoría de los tumores benignos de pulmón no causan ningún signo o síntoma. A menudo se encuentran durante una radiografía de tórax realizada por otras razones.

Un tumor benigno de pulmón puede causar algunos signos y síntomas si crece y bloquea los bronquios: tos o sibilancias, falta de aliento y tos con sangre.

Las pruebas para diagnosticar tumores pulmonares benignos pueden incluir:
- Radiografía de pecho. En la radiografía, los tumores benignos son pequeños (menos de 2 cm) y se caracterizan por tener bordes lisos y claros. Cuando se ve algo en una placa de rayos x se denomina "nódulo pulmonar" hasta que los médicos confirman que se trata de un tumor benigno de pulmón.
- Tomografía computarizada.
- Aspiración con aguja fina.
- Broncoscopia.

Las opciones de tratamiento para los tumores benignos de pulmón pueden ser: extirpación quirúrgica y vigilancia activa con pruebas de imagen durante cierto número de años para ver los cambios en el tamaño.

METÁSTASIS PULMONARES


Las metástasis pulmonares se producen cuando un cáncer se propaga a los pulmones desde su sitio primario. Las metástasis pulmonares son diferentes de un cáncer que comienza en el pulmón (llamado cáncer de pulmón primario). Los pulmones son uno de los lugares más comunes donde se propaga el cáncer.

Casi cualquier tipo de cáncer puede diseminarse a los pulmones. Los cánceres que normalmente se extienden al pulmón son: del otro pulmón (contralateral), de seno, de piel (melanoma), de páncreas, de riñón, colorrectal, de cabeza y cuello (bucal, faríngeo, de laringe), de tiroides, de testículo, de vejiga, esofágico, de estómago, de hígado, de hueso, sarcoma de tejidos blandos, de ovario, cervical, de próstata, y linfoma.

El tratamiento de las metástasis pulmonares incluye quimioterapia, cirugía, radioterapia y cirugía láser.

CÁNCER DE PULMÓN DE CÉLULAS PEQUEÑAS


El cáncer de pulmón de células pequeñas representa entre el 10% y el 15% de todos los cánceres de pulmón. También se conoce como carcinoma de células de avena o carcinoma indiferenciado de células pequeñas. Por lo general comienza en los bronquios, en el centro de los pulmones. Es el más agresivo de todos los tipos de cáncer de pulmón. En muchos casos, ya se ha extendido a otras partes del cuerpo en el momento en que se diagnostica.

Los signos y síntomas del cáncer de pulmón de células pequeñas son similares a los de otros tipos de cáncer de pulmón: una tos que no desaparece o empeora, dolor en el pecho constante y que empeora con la respiración profunda o la tos, esputo manchado de sangre (moco y otras materias expelidas de los pulmones), falta de aliento, sibilancias, fatiga y pérdida de peso.

El cáncer de pulmón de células pequeñas es más probable que cause síndromes paraneoplásicos que otros tumores de pulmón. Un síndrome paraneoplásico es un grupo de síntomas que se produce cuando las sustancias liberadas por las células cancerosas interrumpen la función normal de otros órganos o tejidos. Los síndromes paraneoplásicos causados ​​por el cáncer de pulmón de células pequeñas suelen ser:

- Síndrome de secreción inadecuada de hormona antidiurética. Provocado por el exceso (hipersecreción) de hormona antidiurética. La hormona antidiurética hace que se almacene (retenga) agua corporal. Los signos y síntomas de este síndrome incluyen: fatiga, pérdida de apetito, debilidad muscular o calambres, náuseas y vómitos, inquietud y confusión.

- Síndrome de Cushing. Causado por la sobreproducción de corticoesteroides. Los signos y síntomas del síndrome de Cushing son: hipertensión, azúcar en la sangre, cara redonda, brazos y piernas delgadas, fatiga, debilidad muscular y aumento de peso (que puede causar estrías moradas en el estómago).

- Síndrome de Lambert-Eaton. Causado por la falta de una sustancia química que transmite mensajes entre los músculos y los nervios. Los signos y síntomas del síndrome de Lambert-Eaton incluyen: debilidad muscular (incluida la necesidad de utilizar las manos y los brazos para levantarse de una posición sentada o acostado), pérdida de movimiento, y dificultad para masticar, subir escaleras o levantar objetos.

- Degeneración cerebelosa paraneoplásica. Causada por una respuesta inmune anormal a un tumor maligno. Los signos y síntomas de esta enfermedad incluyen: mareos o vértigo, náuseas, pérdida del equilibrio, visión borrosa, movimientos oculares rápidos, dificultad para hablar o tragar, y temblores.

Los exámenes utilizados para diagnosticar el cáncer de pulmón de células pequeñas son los mismos que se utilizan para diagnosticar otros tipos de cáncer de pulmón, y pueden incluir lo siguiente: historia clínica y examen físico, rayos X, tomografía computarizada, tomografía por emisión de positrones, pruebas de esputo, procedimientos endoscópicos, ultrasonido y biopsia.

El cáncer de pulmón de células pequeñas se llama así porque las células se ven muy pequeñas cuando se examinan bajo un microscopio. En las células se observan puntos muy pequeños o gránulos, que producen las hormonas que causan los síndromes paraneoplásicos.

Según la etapa en la que esté, el cáncer de pulmón de células pequeñas puede ser:

- Limitado. El tumor se encuentra sólo en el pecho, y el área de cáncer es lo suficientemente pequeña como para ser tratada de manera segura con radioterapia. El cáncer se encuentra localizado únicamente en: un pulmón, el mediastino y en ganglios linfáticos cercanos al mismo lado del cuerpo donde está el tumor.

- Extendido. El tumor está demasiado generalizado para caber dentro de un campo de radiación. El cáncer se ha diseminado a múltiples áreas del cuerpo, incluyendo: el otro pulmón, los ganglios linfáticos al otro lado del pecho, el cerebro, el hígado, y los huesos.

Las personas con derrame pleural, tumores grandes o múltiples en el mismo lado que el pulmón canceroso o con ganglios linfáticos agrandados en el lado opuesto del pulmón canceroso suelen situarse en el etapa de cáncer extendido.

El pronóstico del cáncer de pulmón de células pequeñas depende de:

- Etapa. Es el factor pronóstico más importante para este tipo de cáncer. Si están en una etapa limitada tienen un pronóstico mucho mejor que si están extendidos. La mayoría de las personas son diagnosticadas con cáncer en etapa extensa, debido a que el cáncer se disemina pronto y de forma rápida, antes de que cause síntomas.

- Metástasis. Las personas que tienen sólo una metástasis de cáncer de células pequeñas tienen un pronóstico más favorable que las que tienen múltiples tumores metastásicos. El cáncer de pulmón de células pequeñas que se ha diseminado al cerebro tiene un pronóstico menos favorable que el cáncer que se ha diseminado sólo a los huesos o al mediastino. Una sola metástasis en el cerebro puede tener un pronóstico más favorable que más de un tumor metastásico en otra parte del cuerpo.

- Estado funcional. Las personas que tienen un buen estado general tienen mejores resultados.

- Género. Las mujeres tienden a tener mejores resultados para el cáncer de pulmón de células pequeñas que los hombres.

- Pruebas de química sanguínea. Las personas con niveles más elevados de lactato deshidrogenasa o niveles de albúmina más bajos de lo normal en la sangre tienen un pronóstico menos favorable.

La supervivencia media para las personas con cáncer pulmonar de células pequeñas es de 16-24 meses si está en etapa limitada y de 6-12 meses si está en etapa extendida.

El tratamiento para el cáncer de pulmón de células pequeñas puede ser:

Quimioterapia

La quimioterapia es el tratamiento principal para el cáncer de pulmón de células pequeñas. Como es un cáncer que crece rápidamente, puede responder bien al tratamiento con quimioterapia. Se utiliza al mismo tiempo que la radioterapia.

Los fármacos, dosis y horarios varían de persona a persona. Suele tratarse con una combinación de dos fármacos, que son más efectivos que un solo fármaco: cisplatino y etopósido, carboplatino y etopósido. El carboplatino puede ser utilizado en lugar de cisplatino si éste provoca efectos secundarios graves como insuficiencia renal, si la persona tiene un pobre estado funcional, o si es mayor de 75 años.

La combinación de ciclofosfamida, doxorrubicina y vincristina puede ser utilizada para el cáncer de pulmón de células pequeñas recurrente que vuelve después del tratamiento con cisplatino, etopósido y radioterapia.

El etopósido oral puede darse a personas que no pueden tolerar la quimioterapia combinada o cuyo cáncer se repite 3-6 meses después del tratamiento con otras combinaciones de quimioterapia.

Los efectos secundarios de la quimioterapia dependen principalmente del tipo de fármaco, dosis, salud general de la persona y de si la quimioterapia se administra sola o junto con radioterapia. Los efectos secundarios más comunes son: supresión de la médula ósea, náuseas y vómitos, diarrea, fatiga, pérdida de apetito, daños en el sistema nervioso y daño renal.

Radioterapia

Se pueden usar diferentes tipos de radioterapia para tratar el cáncer de pulmón de células pequeñas:

- Radioterapia externa. Para el cáncer de pulmón de células pequeñas en etapa limitada, la radioterapia se combina con quimioterapia. La radiación se dirige al tumor de pulmón y a los ganglios linfáticos circundantes en el pecho. Si el cáncer está extendido, la radioterapia se utiliza como terapia paliativa para aliviar los síntomas de la enfermedad. También puede ser utilizada para tratar la metástasis en el pulmón, los huesos o el cerebro.

- Irradiación craneal profiláctica. Es radiación administrada a todo el cerebro. Se utiliza para prevenir que el cáncer se propague al cerebro o para tratar las células cancerosas que ya puedan haberse propagado allí aunque no puedan ser vistos por las pruebas de imagen. Se puede ofrecer a personas con cáncer de pulmón de células pequeñas en etapa limitada que ha respondido bien a la quimioterapia y la radioterapia. Puede ayudar a prevenir las metástasis cerebrales y mejora la supervivencia. No se ofrece a personas que no ha respondido a la quimioterapia.

- Radioterapia estereotáctica. Se utiliza en personas que tienen metástasis cerebrales a causa de cáncer de pulmón de células pequeñas.

Los efectos secundarios de la radioterapia para el cáncer de pulmón de células pequeñas suelen ser: fatiga, problemas respiratorios, falta de aliento, dificultad para respirar, tos seca, neumonitis por radiación, dificultad para tragar y reacciones cutáneas.

Los posibles efectos secundarios de la radioterapia en el cerebro pueden incluir: reacciones cutáneas, pérdida de pelo o debilitamiento del mismo, síndrome de somnolencia (somnolencia, fatiga, confusión) y edema cerebral (dolor de cabeza, náuseas, vómitos, debilidad)

Cirugía

La cirugía rara vez se utiliza para tratar el cáncer de pulmón de células pequeñas, ya que a menudo se ha diseminado a otras partes del cuerpo en el momento en que se diagnostica. Si el informe de anatomía patológica sugiere que el tejido extirpado contiene células cancerosas, se puede realizar una cirugía para extirpar el tumor pulmonar si el cirujano cree que puede ser completamente eliminado.

Seguimiento y terapia de apoyo después del tratamiento

Después del tratamiento para el cáncer de pulmón de células pequeñas se hace un seguimiento regular. La recuperación y adaptación a la vida es diferente para cada persona, dependiendo de la extensión de la enfermedad, el tipo de tratamiento y muchos otros factores.

TUMORES MALIGNOS DE PULMÓN


El tipo más común de cáncer de pulmón es el cáncer de pulmón de células no pequeñas. Alrededor del 85%-90% de todos los cánceres de pulmón son de células no pequeñas (no microcítico), mientras que el otro 10%-15% son de células pequeñas (microcítico).

Hay 3 tipos de cáncer de pulmón no microcítico: adenocarcinoma, carcinoma de células escamosas y carcinoma de células grandes. También hay varios tipos de tumores de no microcíticos raros.

Adenocarcinoma

El adenocarcinoma es el tipo más común de cáncer de pulmón de células no pequeñas. Por lo general comienza en las células pulmonares de la parte externa (periferia) del pulmón. Es más frecuente en las personas que fuman, aunque también puede desarrollarse en los no fumadores (es el tipo de cáncer de pulmón que, por lo general, se encuentra en las personas que nunca han fumado). Además, es el tipo más común de cáncer de pulmón en mujeres y en personas jóvenes.

Hay varios tipos de adenocarcinoma. Por lo general se agrupan en función de la apariencia de las células tumorales al microscopio:
- Acinares. Las células tienen estructuras diminutas en forma de saco.
- Papilares. Las células tienen proyecciones pequeñas, en forma de dedos.
- Micropapilares. Es como el papilar, excepto en que las proyecciones similares a dedos son muy pequeñas.
- Sólidos. Tiene estructuras gruesas, tipo nido.

La mayoría de los adenocarcinomas tienen más de uno de los patrones anteriores y se describen como "adenocarcinoma tipo mixto".

Carcinoma bronquioloalveolar

El carcinoma bronquioloalveolar es un tipo de adenocarcinoma que se extiende sobre la superficie del tejido pulmonar sin invadir el tejido conectivo. Comienza en los pequeños sacos de aire de los pulmones (alvéolos). A pesar de que no se propaga fuera de los pulmones (metástasis), se puede propagar a lo largo del propio pulmón. Debido a que no se propaga fuera del pulmón, suele tener un mejor pronóstico que otros tipos de adenocarcinoma.

Recientemente, un grupo internacional de expertos recomendó la eliminación del término "carcinoma bronquioloalveolar" y su reemplazo por "adenocarcinoma in situ". Sin embargo, el término todavía es utilizado por muchos médicos.

Algunos tumores de adenocarcinoma, particularmente los constituidos por lo menos en parte por carcinomas bronquioalveolares, tienen anormalidades genéticas (mutaciones) que sugieren que el tumor puede ser más sensible a fármacos específicos. La mutación más común implica al gen del receptor del factor de crecimiento epidérmico (EGFR) y al gen de fusión del linfoma anaplásico (ALK). Las pruebas para la presencia de estas mutaciones se hace durante el proceso de diagnóstico en muchos laboratorios especializados.

Carcinoma de células escamosas

El carcinoma de células escamosas se encuentra casi siempre en personas con antecedentes de tabaquismo. Por lo general se encuentra en los bronquios grandes, cerca del centro (hilio) del pulmón. Estos tumores crecen en el revestimiento de los bronquios y causan síntomas como tos con sangre.

Hay varios tipos de carcinoma de células escamosas, según cómo sean las células tumorales al microscopio: papilar, de células claras (las células son claras y aparecen vacíos bajo el microscopio) y basaloide (pequeñas células de forma redondeada).

Como sucede con el adenocarcinoma, muchos tumores contienen una mezcla de diferentes tipos de células.

Carcinoma de células grandes

El carcinoma de células grandes es el tipo menos común de cáncer de pulmón de células no pequeñas. Hay varios tipos de carcinoma de pulmón de células grandes: basaloides, tumores pulmonares neuroendocrinos y sarcomas (carcinoides), y de células claras.

Tumores raros de pulmón no microcíticos

Hay varios tipos muy raros de cáncer de pulmón de células no pequeñas:
- Sarcoma: leiomiosarcoma, fibrosarcoma, hemangiopericitoma.
- Carcinoma sarcomatoide. Este es un tipo de cáncer en el que las células tumorales parecen sarcoma.
- Linfoma.
- Tumores del surco superior (tumores de Pancoast). Se denominan así por su ubicación en el pulmón. Estos tumores se encuentran en el borde superior de los pulmones, cerca de la parte inferior del cuello. Tienden a extenderse directamente a las costillas, las vértebras (huesos de la columna vertebral) o los tejidos blandos del cuello (incluyendo los nervios). Casi todos los tumores del surco superior son un tipo de cáncer de pulmón de células no pequeñas. Por lo general son tratados con quimioterapia y radioterapia antes de la cirugía.