Contenidos

Versão em português


También de interés


Enlaces patrocinados



Redes sociales




Síntomas de cáncer de testículo

Información sobre qué señales iniciales tiene el tumor testicular, primeros signos de carcinoma avanzado y neoplasia terminal en los testículos.

Síntomas de cáncer de testículo
Uno de los primeros signos de cáncer testicular suele ser un bulto o hinchazón en los testículos. A pesar de esto, no se recomiendan exámenes de rutina para adultos asintomáticos y adolescentes, ni tampoco un autoexamen testicular. Esta práctica era alentada en el pasado, pero la evidencia científica actual sugiere que la detección del cáncer testicular no conduce a la disminución de la morbilidad y la mortalidad. Sin embargo, la Sociedad Americana del Cáncer sugiere que algunos hombres deben examinarse los testículos mensualmente, especialmente si tienen antecedentes familiares de cáncer.

Los síntomas de cáncer de testículo pueden ser uno o más de los siguientes:

- Un bulto en un testículo que puede o no ser doloroso y variar en tamaño desde unos pocos milímetros hasta varios centímetros.
- Bulto persistente en el testículo que no desaparece.
- Sensación de pesadez o dolor en el escroto o en la parte baja del abdomen.
- Una sensación a menudo descrita como "pesadez" en el escroto.
- Dolor en el testículo.
- Hinchazón del testículo.
- Ganglios linfáticos agrandados en el abdomen o en el cuello.

No es muy común que el cáncer testicular se extienda a otros órganos a excepción de los pulmones. Sin embargo, si tiene los siguientes síntomas la metástasis puede estar presente:

- dolor de espalda, si el cáncer se propaga a los ganglios linfáticos retroperitoneales;
- acumulación de líquido en el abdomen (ascitis);
- tos con o sin expectoración manchada de sangre, si el cáncer se propaga a los pulmones;
- dificultad para respirar (disnea) debido a la acumulación de líquido alrededor de los pulmones (derrame pleural);
- un bulto en el cuello debido a metástasis en los ganglios linfáticos.

Puede haber síntomas de cáncer testicular raros como:
- Crecimiento excesivo de vello en los niños. Causado por tumores del estroma que crecen a partir de las células de Leydig. Un tumor estromal puede producir grandes cantidades de hormonas sexuales masculinas que estimulan el crecimiento de vello facial y corporal a una edad muy temprana.
- Agrandamiento de la mama masculina (ginecomastia). Ciertos tipos de tumores de células germinales producen la hormona gonadotropina coriónica humana (HCG), que estimula el desarrollo de los senos. Los tumores de células del estroma producen grandes cantidades de hormonas sexuales femeninas que causan el crecimiento del pecho y una pérdida del deseo sexual.

Los testículos se encuentran dentro del escroto, y son responsables de producir esperma y testosterona (hormona sexual masculina). Por lo general, este tipo de cáncer es más frecuente en hombres blancos de entre 20 y 40 años.

Hay dos tipos principales de cáncer testicular, que son: tumor de células germinales no seminomatosos (más agresivo) y tumor de células germinales seminomatosos (más lento).

Hay dos factores de riesgo que pueden estar asociados con: la historia familiar (riesgo discreto), y la criptorquidia (testículo no descendido al escroto), un fenómeno más común en los bebés prematuros y que debe corregirse lo antes posible.

El examen esencial para confirmar la existencia de un tumor testicular es el ultrasonido.

El tratamiento es quirúrgico por vía inguinal y en caso de eliminación de un solo testículo no hay compromiso de la potencia sexual (se puede colocar una prótesis en su lugar). Para evitar la recurrencia o metástasis, se indica quimioterapia (con o sin radioterapia).

QUÉ ES EL CÁNCER DE TESTÍCULO


estructura de los testiculos
Estructura de los testículos
Los testículos son parte del sistema reproductivo del hombre. Son dos órganos en forma de huevo que cuelgan por debajo del pene en una bolsa de piel suelta llamada escroto. El cordón espermático va desde el abdomen hacia abajo, hasta llegar a cada testículo. Contiene los conductos deferentes, algunos ganglios linfáticos, venas y nervios. Los testículos producen la hormona sexual masculina testosterona y también fabrican los espermatozoides.

Las células del testículo pueden cambiar y provocar trastornos no cancerosos o benignos, como la orquitis, la epididimitis o el hidrocele. También pueden dar lugar a tumores no cancerosos como los tumores germinales benignos y los tumores del estroma gonadal.

Los cambios en las células del testículo también pueden provocar trastornos precancerosos. Esto significa que las células aún no son cancerosas, pero hay una posibilidad más alta de que estos cambios anormales se conviertan en cáncer. El trastorno precanceroso más común del testículo es la neoplasia intratubular de células germinales.

TUMORES MALIGNOS DEL TESTÍCULO


seminoma
Seminoma
En algunos casos, los cambios en las células testiculares pueden causar cáncer. Más del 90% de los cánceres testiculares se inician a partir de células germinales, que son las células de formación de esperma en los testículos. Hay dos tipos de tumores de células germinales: seminomas y no seminomas.

Los seminomas y no seminomas difieren en su apariencia bajo un microscopio, patrón de propagación, respuesta al tratamiento y pronóstico.

Seminomas

Los seminomas, o tumores de células germinales seminomatosos, son tumores de crecimiento lento, muy sensibles a la radioterapia. Estos tumores representan casi el 50% de todos los tumores de células germinales. Son más comunes en los hombres a partir de 40 años. Los seminomas se clasifican en función de sus variaciones microscópicas: típico o clásico, anaplásico, atípico y espermatocítico.

No seminomas

tumor no seminoma
Tumor no seminoma
Los no seminomas, o tumores de células germinales no seminomatosos, son más comunes en los hombres a partir de 30 años. Tienden a crecer rápidamente y con frecuencia se propagan a sitios distantes. Aproximadamente el 50% de los tumores de células germinales son no-seminomas.

Los no seminomas se clasifican en subtipos en función de su apariencia bajo el microscopio:
- Carcinoma embrionario. Se parece el tejido de un embrión precoz. Pueden secretar tanto alfa-fetoproteína (AFP) como gonadotropina coriónica humana (HCG).
- Tumor coriocarcinoma. Se parece al tejido normal de la placenta. Puede producir altos niveles de HCG.
- Tumor del saco vitelino (también conocido como tumor del seno endodérmico). Se parece al tejido normal del saco vitelino de un embrión precoz.
- Teratoma. Está compuesto de diferentes tipos de tejido con áreas que se parecen a las capas de un embrión en desarrollo.
teratoma
Teratoma
Pueden parecerse a cualquier tipo de tejido, incluyendo los huesos, cartílagos, epidermis o nervios. Se divide en 3 subtipos: teratoma inmaduro (se parece al tejido embrionario), teratoma maduro (se parece a los tejidos adultos) y teratomas con transformación maligna (áreas muy raras que se parecen a los teratomas y áreas maduras similares a los cánceres que se desarrollan fuera del testículo).

Tumores testiculares raros

Estos tumores surgen de la formación de células no espermáticas como los linfocitos, las células del estroma u otros tipos de células testiculares. En raras ocasiones, el cáncer de otros sitios se puede propagar a los testículos.

Hay varios tumores de testículo raros:

tumor de celulas de leydig
Tumor de células de Leydig
- Tumor gonadal o del estroma del cordón sexual. Comienza en los tejidos de soporte y productores de hormonas de los testículos. Representa menos del 4% de los tumores testiculares.
- Tumores de las células de Leydig. Se desarrollan a partir de las células de Leydig del testículo.
- Tumores de células de Sertoli. Se desarrollan a partir de las células de Sertoli del testículo.
- Linfoma testicular. Puede producirse como un linfoma no Hodgkin primario o ser parte de un linfoma sistémico que se ha extendido a los testículos. Por lo general ocurre en hombres mayores de 50 años.
- Adenocarcinoma de la rete testis. Cáncer testicular raro pero agresivo.
- Mesotelioma maligno de la túnica testicular. Cáncer muy raro fuertemente asociado con la exposición al amianto.
- Rabdomiosarcoma paratesticular. Por lo general comienza en el cordón espermático.
- Carcinoma metastásico. Puede provenir del pulmón, próstata, piel o riñón.

CÓMO DETECTAR EL CÁNCER DE TESTÍCULO A TIEMPO


La mayoría de los cánceres testiculares son descubiertos por los propios hombres. Algunos se descubren mediante un examen físico de rutina. Aún así, no hay suficiente evidencia para recomendar exámenes testiculares regulares, pero es importante que los hombres conozcan lo que es normal para ellos. Conocer sus testículos ayuda al hombre a aprender lo que es normal para su propio cuerpo y reconocer cuando algo puede estar mal. Se debe informar al médico de cualquier cambio en los testículos.

criptorquidia
Tipos de criptorquidias
Los hombres que tienen un riesgo más alto que el promedio de desarrollar cáncer testicular pueden necesitar exámenes con más frecuencia y antes que los hombres con un riesgo promedio. Ejemplos de lo que pone a un hombre en riesgo superior al promedio son la criptorquidia, antecedentes familiares o personales de cáncer testicular y el síndrome de Klinefelter.

Los hombres que están en riesgo superior al promedio deben hablar con su médico acerca de un plan personal que puede incluir un examen físico regular con un profesional de la salud.

Conocer sus testículos

Todos los hombres deben saber lo que es normal para sus testículos. Muchos hombres descubren el cáncer testicular al notar un cambio en los testículos.

El mejor momento para palpar los testículos es después de un baño o una ducha caliente. El calor del agua hace que los testículos desciendan y el escroto se relaje, lo que hace que sea más fácil palpar algo anormal. Palpando cuidadosamente cada testículo se puede buscar algún cambio, como un bulto o zona sensible. En la parte posterior de cada testículo hay un tubo (llamado epidídimo) que recoge y transporta los espermatozoides. Es normal sentir esta cánula como una cuerda suave o una pequeña protuberancia. También es normal que un testículo sea más grande que el otro. La comparación de las diferencias entre los dos lados puede ser útil.

Si se encuentra algún cambio en los testículos, es importante informar al médico tan pronto como sea posible. El médico puede ordenar exámenes para averiguar lo que podría significar el cambio.

TRATAMIENTO DEL CÁNCER DE TESTÍCULO


Las decisiones de tratamiento para el cáncer testicular se basan en el tipo de cáncer de testículo, la etapa del cáncer y la salud general de la persona.

Las opciones de tratamiento para el cáncer testicular son las siguientes:

- Cirugía. Hay tres tipos de cirugía para el cáncer de testículos: orquiectomía (extirpación del testículo y el cordón espermático), disección de los ganglios linfáticos retroperitoneales (situados en la parte posterior del abdomen) y cirugía de rescate (extirpación de tumores que se han diseminado a otras partes del cuerpo o que permanecen después de la quimioterapia).

- Quimioterapia. Por lo general, se utilizan combinaciones de fármacos que incluyen cisplatino.

- Radioterapia. La radioterapia externa se puede dar después de la cirugía para destruir las células cancerosas restantes y reducir el riesgo de que el cáncer regrese. Se puede administrar como tratamiento para el cáncer testicular recurrente.

- Espera vigilante. Esta puede ser una opción de tratamiento para el cáncer testicular en etapa I.

- Altas dosis de quimioterapia con trasplante de células madre. Para tratar los tumores testiculares agresivos y el cáncer testicular recurrente. Un trasplante de células madre puede usarse para restaurar la médula ósea dañada por las altas dosis de quimioterapia.

- Seguimiento después de finalizar el tratamiento. Es importante realizar visitas regulares de seguimiento, especialmente en los primeros 5 años después del tratamiento.