Contenidos

Versão em português


También de interés


Redes sociales




Síntomas de cáncer de testículo

Información sobre qué señales iniciales tiene el tumor testicular, primeros signos de carcinoma avanzado y neoplasia terminal en los testículos.

Uno de los primeros signos de cáncer testicular suele ser un bulto o hinchazón en los testículos. A pesar de esto, no se recomienda los exámenes de rutina para adultos asintomáticos y adolescentes, ni tampoco un autoexamen testicular. Esta práctica era alentada en el pasado, pero la evidencia científica actual sugiere que la detección del cáncer testicular no conduce a la disminución de la morbilidad y la mortalidad. Sin embargo, la Sociedad Americana del Cáncer sugiere que algunos hombres deben examinarse los testículos mensualmente, especialmente si tienen antecedentes familiares de cáncer.

Los síntomas de cáncer de testículo pueden ser uno o más de los siguientes:

- Un bulto en un testículo que puede o no ser doloroso.
- Fuerte dolor o un dolor sordo en la parte baja del abdomen o en el escroto.
- Una sensación a menudo descrita como "pesadez" en el escroto.
- Aumento de las mamas (ginecomastia) por los efectos hormonales de la β-hCG.
- Dolor lumbar (lumbago), característico cuando el tumor se ha diseminado por los ganglios linfáticos a lo largo de la espalda.

No es muy común que el cáncer testicular se extienda a otros órganos a excepción de los pulmones. Sin embargo, si tiene los siguientes síntomas la metástasis puede estar presente:

- Dificultad para respirar (disnea).
- Tos o expectoración con sangre (hemoptisis), por la diseminación metastásica a los pulmones.
- Un bulto en el cuello debido a metástasis en los ganglios linfáticos.

Síntomas de cáncer de pulmón
Los testículos se encuentran dentro del escroto, y son responsables de producir esperma y testosterona (hormona sexual masculina). Por lo general, este tipo de cáncer es más frecuente en hombres blancos de entre 20 y 40 años.

Hay dos tipos principales de cáncer testicular, que son: tumor de células germinales no seminomatosos (más agresivo) y tumor de células germinales seminomatosos (más lento).

Hay dos factores de riesgo que pueden estar asociados con: la historia familiar (riesgo discreto), y la criptorquidia (testículo no descendido al escroto), un fenómeno más común en los bebés prematuros y que debe corregirse lo antes posible.

El examen esencial para confirmar la existencia de un tumor testicular es el ultrasonido.

El tratamiento es quirúrgico por vía inguinal y en caso de eliminación de un solo testículo no hay compromiso de la potencia sexual (se puede colocar una prótesis en su lugar). Para evitar la recurrencia o metástasis, se indica quimioterapia (con o sin radioterapia).